Verónica Gascón/Agencia Reforma

El sector privado aceptó la iniciativa del Gobierno federal de desaparecer los esquemas de subcontratación laboral.

Esto incluye el insourcing, un esquema basado en la creación de una empresa dentro de un mismo grupo para la administración de la nómina.

Entrevistado anoche afuera de Palacio Nacional, Francisco Cervantes, presidente de Concamin, señaló que esta figura queda eliminada y están pendientes discusiones sobre el tope al reparto de utilidades y la fecha para la entrada en vigor de la reforma.

“El insourcing se elimina y se va a convocar a otra comisión para llegar, de aquí al jueves, con los montos (del reparto de utilidades)”, dijo Cervantes al término de una reunión con el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

También participaron Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial; Antonio del Valle, presidente del Consejo Mexicano de Negocios; y José Manuel López Campos, presidente de Concanaco.

No se aclaró si fueron discutidas las penalidades propuestas por el Gobierno y la criminalización de las prácticas de subcontratación. 

Bajo el esquema de outsourcing o subcontratación, la empresa traslada su personal a otra firma para que le administre desde el pago de nómina y prestaciones hasta contratataciones y despidos. Es decir, el asalariado no trabaja para la razón social que genera las utilidades.

Foto Reforma

Una variante de este esquema es el insourcing, bajo el cual se crea otra empresa dentro del mismo grupo, la cual se encarga únicamente de contratar y administrar la nómina o una parte de ella.

Esta es la práctica más extendida y permite a la empresa dar prestaciones laborales diferenciadas y omitir reparto de utilidades. 

Cervantes afirmó que se realizará una reunión el jueves 3 de diciembre para definir el tema del reparto de utilidades.

También señaló que está en discusión los tiempos de aplicación de la ley porque “no les da tiempo” si piden que entre en vigor el 1 de enero del 2021.

“No nos da tiempo porque hay que traspasar (personal) de una a otra (empresa) mínimo (se llevan) seis meses”, dijo el líder industrial.

Aseguró que ya acordaron que se buscará el plazo para que se pueda dar la transición y que la aplicación de esta regulación no sea motivo de desconfianza para los inversionistas.

Publicidad