The Wall Street Journal reveló que la empresa Oro Negro contrató a Black Cube, compañía israelí de investigación privada, para grabar conversaciones secretas con directivos de Petróleos Mexicanos (Pemex), en las que presuntamente se describen sobornos y corrupción a cambio de contratos en la compañía estatal mexicana.

Estos audios son parte de una demanda presentada por Oro Negro, la cual se encuentra en proceso de quiebra, contra el gobierno mexicano, alegando que fue a la bancarrota debido a que se negó a pagar sobornos a funcionarios de la paraestatal mexicana.

El medio de comunicación estadounidense aseveró que existen “docenas de horas de grabaciones de antiguos y actuales funcionarios de Pemex” en las cuales se detalla el complejo sistemas de pagos que se realiza en la paraestatal, donde se aceptaron sobornos a cambio de contratos.

En una de estas grabaciones se detalla una conversación en octubre de 2017, de dos agentes de Black Cube, quienes se hicieron pasar por emisarios de un inversionista de los Emiratos Árabes Unidos, José Carlos Pacheco, excoordinador ejecutivo de Pemex Perforación y Servicios.

“Normalmente se hace como una ‘cuota de éxito’ porque nadie quiere correr el riesgo que esos montos empiecen a aparecer cantidades que son, digamos, un porcentaje con respecto a un contrato”, señaló el funcionario de Pemex en la grabación.

Pacheco aclaró que muchos funcionarios de Pemex aceptan pagos a través de miembros de la familia, conocidos como “operadores” o “aliados”, o mediante consultorías simuladas establecidas para lavar dinero.

“Hay subdirectores, por ejemplo, que su hijo es el responsable” de aceptar dinero. “Muchas veces todo el mundo lo sabe”, señaló Pacheco.

Cuando los investigadores le cuestionaron a Pacheco el por qué Oro Negro tuvo problemas con Pemex y que si no habían pagado los sobornos, el funcionario apuntó que era “un problema económico”.

Pacheco, quien dejó Pemex en 2018, negó a The Wall Street Journal participar en actos de soborno, pero aceptó que sí se reunió con los emisarios.

Oro Negro pidió la bancarrota desde el año 2017, pero fue otorgada hasta este año. La Interpol emitió ficha roja contra Gonzalo Gil White, hijo del exsecretario de Hacienda y Crédito Público, Francisco Gil Díaz, así como contra otros propietarios de Oro Negro, quienes están  acusados por la Procuraduría General de Justicia de Ciudad de México por administración fraudulenta y abuso de confianza por más de 750 millones de pesos.

Publicidad