Aun cuando surgen algunas señales de reactivación económica, favorecida por el dinamismo de la actividad de Estados Unidos, en México no se prevé una recuperación económica pronta, pues persiste debilidad en el consumo interno y ni se puede confiar en el proceso de vacunación para alcanzar la inmunidad de rebaño, alertó el sector privado.

“El estado de la economía es todavía débil. Tampoco se puede confiar en que el proceso de vacunación acelerará el regreso a la normalidad de la actividad económica. Al ritmo actual (0.15% de la población por día), se estima que México logre el efecto rebaño hasta la segunda mitad de 2023”, comentó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

Te puede interesar: EE.UU. no prevé levantar los aranceles a China a corto plazo

Agregó que “no hay garantía de que se pueda contar con el crecimiento de Estados Unidos” ni su efecto en el consumo de ese país de forma duradera o confiable como impulsor de las exportaciones mexicanas para aspirar a un regreso del crecimiento del país a tasas similares a las de años previos a 2019.

Los analistas del sector privado informaron que las expectativas de corto plazo no prevén una mejora en la actividad económica. De hecho, abundaron, el indicador oportuno de la actividad económica del Inegi (IOAE) anticipa que en febrero la economía habrá caído a una tasa mensual de 0.8% y a una tasa de 4% respecto a febrero de 2020.

“El factor positivo que puede impulsar de manera importante a la economía nacional es el dinamismo de la economía de los Estados Unidos”, afirmó el CEESP.

Publicidad