La agencia calificadora Fitch Ratings detalló que los los bancos mexicanos se enfrentan a una incertidumbre política y económica mayor, que probablemente pesará en el crecimiento del crédito.

“Si bien, los bancos en México son rentables y están bien capitalizados, la posible desaceleración cíclica de la confianza de los inversionistas, de los consumidores, y empresarial puede presentar riesgos crecientes a la baja para bancos y entidades financieras no bancarias (NBFI, por sus siglas en inglés)”, señaló Fitch en un informe dado a conocer este martes.

Fitch espera que el crecimiento del crédito permanezca bajo presión, en un rango de 6 a 8 por ciento para 2019 y 2020 en términos nominales.

La agencia calificadora apuntó que los bancos han reducido recientemente la exposición a tarjetas de crédito y otros préstamos de consumo no garantizados, y en su lugar, colocan préstamos de consumo garantizados como: préstamos con descuento de nómina, automotrices o hipotecas.

“Los datos recientes de Banxico indican que los préstamos a particulares han sido menos resistentes y se han desacelerado con mayor rapidez que los préstamos empresariales, lo que refleja tendencias de la confianza del consumidor y una disminución del apetito de riesgo de los bancos en medio de un entorno operativo desafiante. Los bancos grandes también han reducido su exposición a mayores riesgos, las pequeñas y medianas empresas, por lo que bancos pequeños y medianos, así como las NBFI grandes con acceso a fondeo adecuado han entrado con mayor fuerza al segmento”, señaló.

Fitch espera que el crecimiento del PIB real en 2019 sea de 1 por ciento, por debajo de 2 por ciento en 2018, con datos que probablemente muestren una contracción del PIB real por segundo trimestre consecutivo en el 2019. En general, la contracción continua de la inversión fija ha sido clave en la economía, con reducciones en la producción del sector energético en particular pesando en el crecimiento.

Publicidad