Se estima que para el cierre del 2020 los incrementos salariales sean del 2.1 por ciento, debido a las afectaciones ocasionadas por el coronavirus.

De acuerdo con los resultados de la Encuesta Anual de Remuneración Total realizada por Mercer, las perspectivas para el incremento salarial bajaron 2.6 puntos porcentuales en julio, respecto a mayo (4.7 por ciento).

Sin embargo, para 2021 la perspectiva es más próspera con un 3.6 por ciento de incremento salarial, destacando que un 15 por ciento de las empresas encuestadas prevén hacerlo en un 6 por ciento buscando recuperar lo que no se dio en 2020.

Te puede interesar: Solo una entidad recupera empleos perdidos 

El 68 por ciento de las empresas mencionaron tener un incremento de productividad, cuando implementaron la política de home office.

Al tener los resultados tan positivos, el 87 por ciento decidió dejar el home office como una práctica recurrente en sus negocios, mientras que el 56 por ciento de las empresas dejarán las oficinas.

“Esto nos lleva a pensar a cómo será la nueva normalidad, muchas de las funciones que hoy en día vemos se realizarán desde casa, esto llevará a una agilidad de procesos y digitalización, debido a la virtualidad que hoy vivimos, para enfrentar hacia los próximos años”, dijo Claudia Rodríguez Santoyo, senior associate del Área de productos de Información de Mercer México.

Agregó que la perspectiva para un incremento salarial en el 2020 se redujo respecto a mayo. En este año, no alcanzamos a recuperar la pérdida del poder adquisitivo que podemos tener contra la inflación con los incrementos salariales. Pero para el próximo año las proyecciones son más favorables.

En el presente año, el incremento salarial reportado para directores generales en 2020 tuvo un incremento de 1.29 por ciento; mientras que para directores fue 1.27 por ciento; gerencias, 1.61 por ciento; profesionales, 1.68 por ciento; ventas, 1.63 por ciento y sindicalizados con un 2.92 por ciento.

En videoconferencia de prensa destacaron que el 13 por ciento de las empresas implementaron reducciones de salario para varios niveles de segmento. Donde destaca que el 41 por ciento de las organizaciones redujo el mismo porcentaje para todos sus empleados.

El segmento que tuvo mayor impacto fue Blue collar, debido a que ellos no pueden ejercer sus funciones físicamente en la planta, se les redujo su salario en un 35 por ciento, por el paro de producción por algunos meses.

En su comparación regional, la competitividad en la Ciudad de México fue mayor en 8 por ciento respecto a la nacional. Seguido de Monterrey, Guadalajara y Bajío los cuales se encuentran 5, 4 y 4 por ciento, respectivamente, arriba de la media.

Publicidad