La industria cañera en México fue la ‘gran perdedora’ del campo mexicano desde 2012, ya que los últimos dos presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y Donald Trump, limitaron las exportaciones de azúcar mexicana al mercado estadounidense, y con Joe Biden, el sector espera que se mantenga la misma línea, afirmó en entrevista Carlos Blackaller, presidente de la Unión Nacional de Cañeros.

“Al sector cañero empezó a sufrir afectaciones desde la administración de Obama, ya que a pesar de que teníamos vigente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), en 2014 nos impusieron acuerdos de suspensión al azúcar por presuntos actos de dumping, México se defendió y trató de negociar pero llevábamos todas las de perder”, explicó Blackaller.

Te puede interesar: Ventas de mariguana con fines recreativos aumentarán 376% a nivel global para 2025: Euromonitor 

Con la llegada de Donald Trump, en 2016, el panorama no cambió, al contrario, se reforzaron los cupos de exportación de azúcar de México a EU, por lo que el país perdió su carácter exportador.

Mediante los cupos de exportación, establecidos por la Secretaría de Agricultura de EU, México sólo puede venderle a Estados Unidos lo que ellos pidan, por lo que el mercado mexicano no puede exportar libremente, a pesar de que existe el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC).

Para el ciclo 2020-2021, la industria azucarera tiene asegurada la exportación de 540 mil toneladas de azúcar a EU, aunque el presidente de la Unión Nacional de Cañeros apuntó que esperan que entre diciembre y marzo, este volumen se pueda incrementar a 800 mil toneladas.

“El año pasado, durante el ciclo 2019-2020, fue un año atípico, ya que la sequía y los fenómenos climatológicos afectaron la producción de ambos países, por lo que Estados Unidos requirió un volumen histórico de 1 millón 400 mil toneladas, pero por una menor producción en México, solo pudimos venderles 1 millón 200 mil toneladas, no pudimos aprovechar esta situación al máximo”, afirmó.

Por otra parte, el representante del sector señaló que hasta el momento, el sector cañero no se ha visto afectado por la pandemia, y que el consumo de la azúcar tuvo una disminución marginal.

“No observamos crecimiento de consumo pero tampoco una baja, entre el ciclo 2018-2019 y el de 2019-2020, el consumo de azúcar fue prácticamente el mismo, solo bajó 1 por ciento, a pesar de la pandemia y las campañas de satanización del Gobierno Federal en contra del producto”, indicó.

Para el próximo año, Carlos Blackaller estima que la producción de azúcar ascienda a 6 millones 140 mil toneladas, de los cuales el 65 por ciento se destinaría al consumo doméstico, el 15 por ciento para abastecer al mercado estadounidense y a las industrias agroindustriales IMMEX que requieren azúcar para la elaboración de sus productos. El 20 por ciento restante se venderá en el mercado mundial.

“De esta forma, México se mantendrá dentro de los primeros diez países exportadores de azúcar a nivel mundial, luego de la disminución de producción de 18 por ciento que se registró el año pasado, debido a las sequías”, explicó.

Entre 2019-2020 se produjeron 5 millones 278 mil toneladas de azúcar, 900 mil menos que en el ciclo anterior. Los productores de caña generan el 0.4 por ciento del PIB nacional y el 14 por ciento del PIB agropecuario.

Publicidad