La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) insistió en la importancia de otorgar un Ingreso Básico Universal para hacer frente a la pandemia por Covid-19 y la necesidad de modificar el modelo económico en la región.

Durante el foro virtual “Encuentros estratégicos: Co-crear un nuevo modelo económico y social”, el coordinador de investigación de la Cepal, Pablo Yanes destacó que desde la Comisión se ha planteado la necesidad de un nuevo estilo de desarrollo.

Te puede interesar: México será de los países más afectados en empleo y aumento de pobreza, CEPAL

En ese sentido, recordó que la Cepal se pronunció en favor de construir un nuevo régimen de seguridad de las personas, que parta de un Estado de bienestar y contemple el Ingreso Básico Universal para que todas las personas tengan garantizada la sobrevivencia y puedan introducirse en diferentes actividades productivas.

El experto apuntó que la pandemia ha evidenciado la necesidad de modificar el modelo económico, a uno social y ambiental sustentado en la igualdad y sostenibilidad.

Destacó que la economía social tiene menos desigualdades, además de que se vincula a un modelo productivo y de consumo con una dimensión ambiental importante, ya que entre las experiencias de la economía social se encuentran los modelos de producción y consumo sustentables, energías alternativas y agroecología, entre otras.

“No puedo dejar de mencionar el papel que juega la economía social en la construcción de la autonomía económica de las mujeres que es fundamental para el resto de sus autonomías y también la posibilidad de tener procesos y recursos de las comunidades que permita el cierre de las brechas territoriales en el país”.

Dijo que la economía social puede ser un elemento para la reconstrucción de tejido social, porque su constitución es la confianza interpersonal y agregó que no solo se trata de un ajuste de políticas, por lo que enfatizó que “la seguridad económica y la banca de desarrollo pueden fomentar una económica social potente”.

En su intervención, el director del Instituto Nacional de la Economía Social, Juan Manuel Martínez, indicó que la banca social tiene nueve millones de socios, poco menos de 2% del mercado financiero, en más de 150 cooperativas reguladas por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Propuso que el Banco del Bienestar sea puente para diferentes mecanismos de la banca cooperativa y agregó que “la economía social es un factor potente para la reconciliación de los pueblos, donde la confianza se ha desgarrado, la violencia impera y los ciudadanos buscan el pan con actividades no apegadas a la ley”.

Publicidad