México enfrentará una drástica caída de ingresos tributarios a consecuencia de la crisis generada por el Covid-19 y la contracción de su economía. El deterioro afectará, la ya baja recaudación, así lo muestran datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y de Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Te puede interesar: Hacienda espera que caigan en 317.8 mil millones de pesos los ingresos para 2020

Al interior del Informe de Estadísticas de Ingresos en América Latina y el Caribe 2020, estiman que la recaudación del IVA caerá en una proporción similar a la contracción que tendrá  el consumo.

Información actualizada al 2018,  mostró que México tenía una recaudación de 3.9% del PIB en este gravamen. Una proporción que está lejos de 6% que en promedio recauda el resto de la región.

“Una consecuencia de esta desaceleración es la probable reducción de los ingresos públicos en la región”.

Daniel Titelman, director del Departamento Económico de la Cepal, mencionó que este riesgo es particularmente alto en Sudamérica, México y Trinidad y Tobago.

Los datos divulgados ayer fecha en que estaba programado el Seminario Regional de Política Fiscal de la Cepal, evidenciaron que México mantiene el último lugar de los países de la OCDE en ingresos tributarios respecto al PIB, con una recaudación de 16.1 por ciento. Esta proporción contrasta con 34.3% del PIB que recauda el promedio de los 35 miembros de la organización.

La recaudación tributaria de México también se ubica entre las más bajas si se compara con los países de América Latina, revela el documento.

Si se ordenaran los 27 países de la región según la recaudación de impuestos respecto al producto, México ocuparía el puesto 25, apenas arriba de Panamá, quien registra entradas tributarias de 14.6% del PIB y de Paraguay, donde es de 14% del producto.

El promedio de ingresos tributarios en la región es de 23.1% del producto.

Difícil articular grandes respuestas

El reporte muestra que la brecha de recaudación que existe entre los países de la región latinoamericana con el de los países de la OCDE podría explicar su limitado espacio para responder a este momento crítico mundial, consecuencia de la emergencia sanitaria.

La subdirectora del Centro para la fiscalización y administración de la OCDE, Grace Pérez Navarro,  dijo que la región registra ingresos tributarios equivalentes a 23.1% del PIB, que es siete puntos más de lo que recaudaba en 1990. La especialista destacó que la brecha de recaudación es consecuencia de varios eventos, uno de los más importantes en el caso de América Latina, de la alta informalidad.

La experta de la OCDE menciona que a nivel general, los ingresos tributarios de la región están recargados en impuestos sobre bienes y servicios que reducen la posibilidad de una redistribución. Éstos representan la mitad de la recaudación tributaria respecto a un tercio de lo que significan para la organización, enfatizó.

“Y no se debe a que sean más altos los niveles de vida de la población de Latinoamérica, sino a que la recaudación de otros impuestos es más débil”.

Publicidad