Desde noviembre 2008, el Instituto Mexicano del Petróleo (IMP) alertó a Pemex sobre la inviabilidad de construir una refinería en el municipio de Paraíso, Tabasco, donde se edificará Dos Bocas.

En su Análisis de Prefactibilidad Ambiental y Socioeconómica de Diferentes sitios para la Localización del Proyecto de Ampliación de Capacidad de Proceso del Sistema Nacional de Refinación, el IMP advierte que Paraíso es el municipio que más limitantes presenta para una refinería.

Además de Paraíso, Tabasco, el Instituto Mexicano del Petróleo evaluó Lázaro Cárdenas, Michoacán; Manzanillo, Colima; Minatitlán y Tuxpan en Veracruz; Salina Cruz, Oaxaca, y Tula de Allende en Hidalgo.

En materia ambiental, halló que Paraíso alberga una gran variedad de especies protegidas o en estatus de peligro, además de que su vegetación está mayormente conformada por pantanos, esteros y manglares.

Al tener lagunas y pantanos con suelos arcillosos, se necesitarán “importantes obras para el acondicionamiento del terreno” e iniciar una construcción, como es el caso de la tala de 220 hectáreas de manglar.

En un muestreo realizado del 13 de marzo al 1 de abril de 2019, el Instituto halló cuatro mil 239 animales de 119 especies.

Expuso que el cambio climático provoca un aumento del nivel del mar en la zona, mismo que se agrava por la escasa altura del municipio.

El polígono del proyecto, con sede en la región de Chontalapa, es susceptible a las inundaciones marinas y de lluvia, así como a la erosión por oleaje de alta energía.

El IMP consideró a Tuxpan como un ‘sitio adecuado’ para albergar una refinería al presentar un impulso a la industria y las vías de comunicación, aunque como punto negativo, también resalta su riqueza biológica.

Sin embargo, el pasado 1 de marzo, las Direcciones de Tecnología de Producto y la Dirección de Servicios de Ingeniería del Instituto Mexicano del Petróleo constataron que el proyecto cumple con la Ley de Hidrocarburos y aprobaron seis normas avaladas por la Semarnat, otorgando así su aval de la construcción.

La refinería Dos Bocas tendrá 17 plantas de proceso y 17 infraestructuras de servicio para la producción de 340 mil barriles de petróleo diarios.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, se espera que la refinería este lista para operar en mayo de 2022.

Publicidad