Una fuerte caída en los retornos de los bonos del Tesoro de cara a sólidos datos económicos en Estados Unidos sorprende a los participantes del mercado, que esperaban que continuara la liquidación de la deuda impulsada por la reflación del primer trimestre.

Las tasas de los bonos del Tesoro registraron el jueves su mayor caída desde el 12 de noviembre, incluso cuando datos de ventas minoristas de marzo fueron mucho mejores que lo esperado y las solicitudes iniciales de ayuda por desempleo cayeron.

Te puede interesar: La justicia no se somete a encuesta: Lorenzo Córdova

Normalmente, datos sólidos reforzarían los argumentos a favor de la recuperación económica y la inflación, disminuyendo el atractivo de los bonos e impulsando los rendimientos.

El rendimiento del bono de referencia del Tesoro a 10 años ha caído casi 20 puntos básicos en abril, revirtiendo parte del dramático aumento de febrero y marzo e impulsando un repunte en las acciones ligadas al crecimiento y tecnología que ha ayudado a Wall Street a anotar récord.

El rendimiento a 10 años cayó el jueves a un mínimo de un mes de 1,528%.

“Ciertamente, el movimiento de los bonos del Tesoro de hoy fue contrario a las expectativas”, dijo Justin Hoogendoorn, director gerente de Piper Sandler. “Con el aumento de las ventas minoristas del 9,8% en marzo, una liquidación (de los bonos) parecía inevitable”.

Los inversores dieron un amplio rango de razones para el movimiento, incluidos que se deshicieron apuestas bajistas contra los bonos, las compras de refugio frente al aumento de las tensiones entre Rusia y Ucrania y un mayor apetito por la deuda estadounidense entre los compradores extranjeros.

John Briggs, director global de estrategia de NatWest Markets, cree que algunos inversores ya pueden haber internalizado un fuerte repunte económico, lo que explica el alza de los rendimientos previamente en el año.

Publicidad