El producto interior bruto (PIB) de la India creció un 5.8% en el primer trimestre del presente año fiscal (entre enero y marzo pasados) lo que representa un retroceso de casi un punto respecto al trimestre anterior y su peor crecimiento en los últimos cinco años, informaron hoy fuentes oficiales.

Los datos de la Oficina Central de Estadísticas (CSO) muestran la tercera caída trimestral consecutiva de la sexta economía de mundo, perdiendo su lugar como la economía de mayor crecimiento en el mundo, ahora quedando detrás de China.

El Gobierno indio además revisó al 6.8% la previsión de crecimiento económico en el año fiscal hasta marzo, un retroceso con respecto al 7.2% del periodo anterior.

La divulgación de las cifras coincidió con la presentación del nuevo gabinete del primer ministro, Narendra Modi, y la designación de Nirmala Sitharaman como nueva ministra de Finanzas.

Sitharaman hereda de su antecesor la crisis de desempleo y el descontento por la retirada de billetes, que en 2016 provocó una crisis de liquidez en el país y causó fisuras en el seno del Banco de Reserva de la India (RBI, emisor).

La cartera había estado hasta ahora en manos de Arun Jaitley, quien pidió a Modi quedar fuera del reparto entre rumores de un deterioro de su estado de salud.

La historia de crecimiento de la India, el segundo país más poblado del mundo después de China, ha sido uno de las más inspiradoras a pesar del hecho de que, a diferencia de la mayoría de los demás Estados asiáticos, el crecimiento económico del país no ha creado muchos puestos de trabajo ni impulsado la exportación.

Publicidad