Las automotrices alemanas Volkswagen y BMW fueron multadas con 875 millones de euros (unos 1,000 millones de dólares) por la Comisión Europea por formar un cártel para frenar durante cinco años el uso de una tecnología de limpieza de emisiones que habían desarrollado.

“Nunca hemos tenido un cártel cuyo propósito fuera restringir el uso de nuevas tecnologías”, afirmó la jefa antimonopolio de la Unión Europea (UE), Margrethe Vestager. Según la resolución, Volkswagen fue sancionada con 502 millones de euros (595 millones de dólares) y BMW, con 373 millones (442 millones de dólares).

Por su parte, Daimler, que también formaba parte del acuerdo, evitó ser multada tras revelar la existencia del pacto, al que todas las empresas involucradas reconocieron pertenecer.

Te puede interesar: Una encuesta revela que el 95 % de los trabajadores en EE.UU. querrían dejar su empleo

De acuerdo con Vestager, estas compañías, junto con Audi y Porsche (ambas propiedad del grupo Volkswagen) cuentan con una tecnología denominada AdBlue, un aditivo utilizado para limpiar el óxido de nitrógeno de los gases producidos por los vehículos diésel, pero evitaron competir en su aplicación. Por eso, la funcionaria advirtió que no tolerarán que las empresas coludan y agregó: “No dudaremos en tomar acciones contra cualquier forma de cártel”.

La respuesta

Tras el anuncio de la sanción, Volkswagen afirmó que la Comisión Europea “está abriendo nuevos caminos legales con esta decisión, porque es la primera vez que trata la cooperación técnica como una violación antimonopolio”. Además, cuestionó que se haya fijado la multa a pesar de que ningún cliente sufrió daños.

Por su parte, BMW emitió un comunicado en el que asegura que se ingresó en un “territorio inexplorado para la ley antimonopolio”, agregando que “nunca ha habido ninguna acusación de manipulación ilegal de los sistemas de control de emisiones por parte del Grupo BMW”. Por eso, consideró que las acusaciones son “exageradas e injustificadas”.

Publicidad