El 16 de junio se celebró el Día Internacional de las Remesas Familiares, una fecha que mueve a la economía en todo el mundo y adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas. 

La generación de flujos de efctivo van dirigidos hacia las áreas rurales, en las zonas donde se concentra la pobreza y el factor del hambre. 

El objetivo de esta fecha es generar conciencia sobre el impacto económico que estas aportaciones impulsan a millones de hogares, en todo el mundo.

Esta fecha simboliza el esfuerzo de los trabajadores migrantes al buscar una oportunidad económica, impulsando el desarrollo de las distintas actividades en el mundo. 

La contribución al desarrollo económico tiene el objetivo del bienestar de las familias en sus lugares de origen, impulsando el desarrollo sostenible de sus países. 

COVID-19 quiebra las remesas 

Este año el Día Internacional de las Remesas Familiares se celebrará en condiciones sin precedentes. 

El COVID-19 ha cambiado el esarrollo económico en todo el mundo. Millones de trabajadores migrantes ha perdido sus empleos, dejando a muchas familias sin un sustento económico y paralizando sus expectativas de desarrollo individuales. 

De acuerdo con las Naciones Unidas, la baja en los ingresos de los migrantes impacta en su economñia individual y en sus familias, un efecto dominó en 40 países desarrollados y en más de 125 países subdesarrollados en todo el mundo. 

El factor de la migración hacia las zonas urbanas no tiene precedentes.

Publicidad