La región de Latinoamérica y el Caribe puede evitar otra “década perdida” como la de los años 1980 a pesar del fuerte impacto del covid-19, aseguró el miércoles el presidente del Banco Mundial, David Malpass, y ofreció algunas pistas.

“Otra década perdida es evitable, especialmente dadas las capacidades energéticas, el turismo y la biodiversidad de la región. Algunas de las mayores ganancias en prosperidad se han producido como consecuencia de crisis”, dijo.

Te puede interesar: México tiene potencial para creación de 13 ciudades inteligentes

Anuncios

Malpass no esquivó los “graves problemas” de la región al participar en un foro de las Asociaciones Andino Estadounidenses, que reúne a las primeras cámaras de comercio de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela en Estados Unidos.

Señaló que el Producto Interno Bruto (PIB) de Latinoamérica y el Caribe se contrajo 6.5% en 2020, la reducción económica regional “más aguda” desde que se tienen datos confiables a partir de 1901. Los peores desempeños fueron en Perú (-11%), Argentina (-10%) y Bolivia (-9%). En la región, los niveles de deuda con relación al PIB han aumentado en unos 10 puntos porcentuales en 2020 (a 72% de 62% en 2019).

“El impacto social ha sido devastador”, subrayó Malpass. Unos 24 millones de personas perdieron su trabajo y unos 28 millones cayeron en la pobreza, según estimaciones del BM.

La inequidad se profundizó debido a la informalidad. El acceso limitado a las vacunas anticovid complica aún más el panorama. Además, la desigualdad amplificó las tensiones sociales subyacentes, sobre todo en Chile, Ecuador, Perú y Colombia.

Como en los años 1980, cuando la región se vio obligada a apretarse el cinturón para cumplir con los pagos de la deuda generada con organismos internacionales, la carga de la deuda es igualmente pesada y difícil de reestructurar.

Pero “es un tipo de deuda diferente que requiere un tratamiento diferente”, advirtió Malpass.

Publicidad