México comenzó el viernes a descargar gas natural licuado (GNL), adquirido de emergencia, a medida que aumentaban los suministros a través de gasoductos desde Estados Unidos aliviando, poco a poco, la escasez que provocó cortes de energía y cierres de fábricas en estados del norte del país latinoamericano.

El petrolero Flex Courageous que transportaba alrededor de 162,850 metros cúbicos de GNL estadounidense estaba descargando en la terminal Manzanillo, en la costa del Pacífico mexicano, mostraron datos de Refinitiv Eikon. Con ello, el Gobierno planea suministrar gas a varias centrales eléctricas.

Te puede interesar: Coca-Cola organiza un curso para que sus empleados aprendan a “ser menos blancos”

Un segundo petrolero, el Seri Balhaf, estaba presto a descargar unos 151,300 metros cúbicos de GNL estadounidense en la terminal Altamira, en la costa del golfo de México, en la tarde, luego de que el mal tiempo causara retrasos, dijo a Reuters un funcionario de la autoridad portuaria.

Se espera que lleguen al menos dos cargamentos más desde Asia en unos días, adelantó el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los productores estadounidenses también están aumentando el suministro de gas natural a México a través de gasoductos luego de que una ola de frío interrumpiera gran parte de las exportaciones esta semana, lo que afectó principalmente las compras al contado de gas de México a Texas.

Una orden ejecutiva del gobernador de Texas, Greg Abbott, esta semana prohibiendo las exportaciones fuera del estado hasta el domingo fue transmitida el jueves a los productores por el regulador estatal de petróleo y gas.

Publicidad