El presidente Mauricio Macri anunció el miércoles varias medidas con las que busca aligerar el impacto que tendrá sobre los argentinos el derrumbe de los mercados financieros, tras la aplastante victoria electoral de la oposición el domingo.

La derrota de Macri en las elecciones primarias del domingo dejó al candidato favorito de los mercados con escasas probabilidades de ser reelecto, propiciando un desplome de la confianza de los inversores y del peso, que se espera que acelere una inflación ya altísima.

Los anuncios no lograban calmar al mercado cambiario en una jornada de pérdidas para las bolsas internacionales.

Según el estatal Banco Nación, el dólar se cotizó en el inicio de la jornada a 61 pesos para la venta por unidad, 3 pesos por encima de los 58 en los que cerró el martes su cotización.

El riesgo país sigue también con su escalada, aunque a un ritmo menor que en los dos últimos días, y alcanzó los 1.867 puntos básicos tras cerrar en 1.771 el día previo.

En un intento por recuperar la iniciativa política, el mandatario dijo que recortará el impuesto a las ganancias personales, aumentará los subsidios para los pobres y congelará el precio de los combustibles por 90 días, entre otras medidas.

Son medidas que van a traer alivio a 17 millones de trabajadores y sus familias”, dijo Macri en un mensaje grabado antes de la apertura de los mercados.

El Gobierno subirá un 20 por ciento el piso a partir del cual los empleados pagan el impuesto a las ganancias, dará dos pagos extra -hasta las elecciones de octubre- a las familias que cobran el subsidio por pobreza y devolverá impuestos a trabajadores.

El conjunto de medidas tendrá un costo fiscal de 40 mil millones de pesos (678 millones de dólares).

El Frente de Todos, del opositor de centroizquierda Alberto Fernández, consiguió el domingo el 47.7 por ciento de los votos, contra el 32.1 por ciento de Juntos por el Cambio, la coalición de Macri.

Aunque las primarias fueron una formalidad porque los candidatos ya habían sido consensuados internamente por los partidos, funcionaron como un preciso sondeo de lo que podría suceder en las elecciones presidenciales de octubre.

Con información de Excelsior

Publicidad