El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró su perspectiva de crecimiento económico para México durante 2021 al situarlo en 4.3 por ciento cuando anteriormente pronosticó 3.5 por ciento.

Asimismo, para 2022, estima un crecimiento de 2.5 por ciento, manteniendo al país como una de las más destacadas economías en desarrollo de América Latina y el Caribe.

Te puede interesar: Inhabilitan a ex titular de la Conade

Este martes, el FMI publicó sus últimas Perspectivas de la economía mundial donde proyecta un crecimiento mundial de 5.5 por ciento, 0.3 puntos porcentuales mayor al previsto en octubre pasado.

La revisión al alza para 2021 es reflejo del inicio de la vacunación contra COVID-19 en algunos países y de las políticas de respaldo adicionales aprobadas a finales de 2020 en economías como Estados Unidos y Japón.

También se tomó en cuento el aumento de actividades de contacto personal pasada la crisis sanitaria.

Sin embargo, apunta el FMI, es posible un deterioro de las perspectivas a muy corto plazo por la moderación de la actividad por la aplicación de medidas para contener la propagación del SARS-CoV-2.

A la par, la distribución lenta de vacunas, mutaciones del virus y la retirada prematura de políticas de respaldo podrían arrojar un nuevo pronóstico económico negativo.

Con un repunte económico parcial, se prevé que en 2021 más de 150 economías tengan un ingreso per cápita inferior al de 2019.

China es hasta ahora el único país en alcanzar el nivel económico pronosticado por el FMI antes de la pandemia, en el cuarto trimestre de 2020.

Pero se espera que Estados Unidos supere sus niveles previos al COVID-19 este mismo año, mucho antes que la zona euro.

Según el Fondo Monetario Internacional las economías exportadoras de petróleo y aquellas que dependen del turismo se enfrentan a perspectivas complicadas debido a las flojas proyecciones para los precios del petróleo y la lenta normalización de los viajes internacionales.

Además se espera que casi 90 millones de personas caigan por debajo del umbral de pobreza extrema, revirtiendo así las tendencias de los últimos 20 años.

Para salir avante de la crisis económica por COVID-19, los países deben actuar en conjunto para garantizar el acceso a las vacunas y tratamientos contra COVID-19 a través de la iniciativa COVAX de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El FMI también recomienda mantener las ayudas económicas centradas en hogares y empresas e incluir el gasto en educación y la inversión pública verde como ámbitos prioritarios.

Publicidad