De acuerdo con las perspectivas del banco de inversión UBS, basadas en distintas encuestas, Morena perdería fuerza en el Congreso de la Unión, sin embargo, esto sólo incidiría que pueda hacer más alianzas y abrir el camino de la aprobación de distintas reformas con ayuda de sus aliados.

Los mercados e inversionistas extranjeros se encuentran pendientes ante las próximas elecciones en el país, consideradas las más grandes en la historia de México, y ante una posible recomposición en el poder legislativo, si es que Morena, que es el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, disminuye su presencia en la Cámara de Diputados.

Recientemente, en distintos análisis tanto de los bancos de inversión UBS y BTG Pactual, se manifiesta el interés de inversionistas ante la jornada electoral del 6 de junio, así como de sus resultados; sin embargo, también hacen énfasis en temas enfocados por el actual gobierno más allá de las elecciones, como la intención de eliminar los organismos autónomos, la decisión de la Suprema Corte de Justicia respecto a la reforma eléctrica promovida por el poder en turno, los nombramiento de López Obrador respecto al Banco de México y la dirección de las relaciones comerciales con Estados Unidos.

Anuncios

“El mercado se centrará en los resultados de la Cámara Baja y las elecciones para gobernador. Grandes apuestas tanto para AMLO como para la oposición a pesar del carácter local de muchas de estas elecciones… La victoria en estas elecciones se considera necesaria para que Morena y sus partidos aliados puedan consolidar sus logros electorales del 2018 y seguir impulsando las reformas de AMLO hacia adelante”, se puede leer en el documento de UBS.

De acuerdo con las perspectivas de UBS, basadas en distintas encuestas, Morena perdería fuerza en el Congreso de la Unión, sin embargo, esto sólo incidiría que pueda hacer más alianzas y abrir el camino de la aprobación de distintas reformas con ayuda de sus aliados.

En este contexto, si Morena aún sigue con un mayor control sobre el destino del presupuesto público, el gobierno puede ser objeto de un mayor escrutinio en cuanto a la forma de como asigna las partidas presupuestales.

“El gobierno puede ser objeto de un mayor escrutinio en cuanto a cómo asigna su presupuesto (Incluyendo la ayuda para Pemex y su elección de programas sociales); y las facturas pueden ser sujetas a una mayor discusión en el Congreso (la actual mayoría simple de Morena ha permitió que leyes importantes como la ley de electricidad e hidrocarburos se agilizaran a través del Congreso sin ningún cambio), pero fundamentalmente, pensamos que Morena mantendría el control de la agenda legislativa en este escenario”, según el análisis de UBS.

Asimismo, el reporte detalla la importancia de las elecciones para gobernadores de 15 entidades, donde si bien distintos eventos recientes, como el accidente en la línea 12 del metro, han golpeado en las preferencias electorales, se espera que Morena, y sus aliados, aseguren una victoria en casi todas las contiendas.

“Las elecciones del 6 de junio no alterarán significativamente el equilibrio político: Morena puede perder algo de terreno, pero seguirá siendo el partido más importante y junto con sus aliados debería tener el control del Congreso. Dicho eso el mercado seguirá de cerca una serie de eventos en los próximos meses”, destaca UBS.

Daño a largo plazo

De acuerdo con el documento de BTG Pactual, si bien en una primera instancia México ha logrado mantener sus indicadores luego del impacto económico de la pandemia, y pese a las recomendaciones de distintos organismos de dar apoyos fiscales, cuanto peor sea el daño del coronavirus, mayores serán los desafíos en el largo plazo.

“Las conversaciones sobre el riesgo de que México podría perder el grado de inversión se han silenciado, con el consenso de que esto parece estar fuera de la mesa durante al menos los próximos 18-24 meses”, destaca el análisis.

El reporte del banco brasileño refiere que, si bien ha habido sucesos que López Obrador ha minimizado, como la pérdida de la categoría 1 en aviación, el gobierno en turno tendrá que replantear su política con su principal socio comercial, que es Estados Unidos, con el fin de no debilitar la relación entre ambas naciones.

“Esperaríamos que las relaciones entre Estados Unidos y México sean entrecortadas para el resto de la administración de AMLO (cuyo fin coincide con el final del mandato de Biden), pero esta tensión, por inquietante que sea en a corto plazo, es probablemente positiva si se trata de un control adicional del poder de AMLO y si proporciona cobertura para que las instituciones nacionales se mantengan firmes”, destaca el informe que recoge las dudas de diversos inversionistas.

Publicidad