La agencia calificadora Fitch Ratings bajó la nota crediticia de México desde BBB a BBB-, con una perspectiva de la calificación estable.

La agencia calificadora bajó la calificación de México a BBB- con perspectiva estable, dejándola a un paso de perder el grado de inversión. Fitch señaló que las políticas microeconómicas han deteriorado el ambiente de negocios en el país, a pesar de que el marco fiscal sigue intacto.

Es probable que persistan los factores que frenaron la inversión antes de la crisis, que en opinión de Fitch incluyen una gobernanza relativamente débil y las intervenciones políticas ad hoc del gobierno”, comentó.

Por medio de una publicación, Fitch reiteró su pronóstico de una contracción del 4 por ciento del PIB mexicano para 2020, con una “empinada caída” en la primera mitad, seguida de una “subsecuente recuperación” en la segunda mitad.

Incluso en ausencia de una respuesta fiscal financiada por la deuda a la recesión económica, es probable que la deuda del gobierno general aumente al menos 6 puntos base del PIB a casi el 50 por ciento, el nivel más alto desde la década de 1980. Consolidar las finanzas públicas una vez que la crisis haya terminado y devolver la relación entre deuda y PIB a un camino sostenible será un desafío”, advirtió la calificadora.

Fitch manifestó que el marco de política monetaria creíble de México, construida alrededor de un tipo de cambio flexible y objetivos de inflación, sigue siendo una fortaleza en su calificación y ayudará a su economía a absorber el shock externo.

La agencia recordó que México perdió 130 mil 500 empleos en el sector formal en marzo, equivalente a más de un tercio de los trabajos generados en 2019, mientras que la producción automotriz se contrajo 24.6 por ciento interanual.

Te puede interesar: Fitch Ratings alerta por riesgo en fondos de deuda de México

El comercio se verá muy afectado y se contraerá abruptamente en 2020, aunque es probable que el comercio neto haga una contribución positiva pues las importaciones caen más que las exportaciones”, detalló.

El alcance de la contracción económica en México y la recuperación desde el segundo semestre de 2020 dependerán de la duración del impacto del coronavirus a nivel nacional, así como las perspectivas en Estados Unidos, su principal socio comercial.

Fitch Ratings advirtió que la falta de una respuesta fiscal para apoyar el consumo refleja un deseo de minimizar los desequilibrios fiscales, pero podría retrasar la recuperación. “Una recuperación al crecimiento de 2.1 por ciento para todo el 2021 implicaría que los niveles de producción real se mantendrían muy por debajo del PIB actual”.

Por el lado positivo, la calificadora señaló que espera que el comercio ayude a la recuperación de la economía en México, y destacó la reciente aprobación del acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá (T-MEC), lo cual aliviará la incertidumbre que prevaleció desde finales de 2016.

Te puede interesar: Coronavirus está dejando al PIB mundial en ‘terreno de recesión’: Fitch Ratings

El tratado en sí mismo representa un compromiso a largo plazo en el lado mexicano para mantener una posición económica orientada al mercado y trabajar de manera constructiva con los inversores extranjeros de una manera que limite los riesgos a la baja para la orientación política”, comentó.

EL REPORTE DE VECTOR, CASA DE BOLSA

Hace unos momentos la agencia Fitch bajó la calificación crediticia de México de BBB a BBB- con perspectiva estable ante el choque económico que representará el COVID19 y el incremento esperado en la deuda pública.

Es importante comentar que el nivel BBB-, en el que Fitch acaba de colocar la deuda mexicana es el último antes de la pérdida de grado de inversión.

Publicidad