El Banco Mundial mejoró su pronóstico de crecimiento económico para América Latina y el Caribe, señalando que la recuperación se acelerará a una tasa del 6.3% en 2021, superior al 5.2% previsto hace cuatro meses. 

Sin embargo, las secuelas de la crisis del Covid “tardarán años en desaparecer si los países de América Latina y el Caribe no toman medidas inmediatas para impulsar una lenta recuperación de la pandemia, con la pobreza en su nivel más alto en décadas”. 

Así lo destacó un nuevo informe del organismo titulado “Recuperación del crecimiento”.

“Mientras el crecimiento regional debería recuperarse un 6.3% en 2021, junto a una aceleración de las vacunaciones y una disminución de las muertes por Covid-19, la mayor parte de los países no estará en grado de revertir por completo la contracción del 6.7% que se produjo el año pasado”, explicó el reporte.

“Además, los pronósticos de crecimiento para los próximos dos años caen por debajo del 3%, volviendo a las bajas tasas de crecimiento de la década de 2010 y aumentando los temores de otra década perdida en términos de desarrollo”.

Para alcanzar la tasa de crecimiento necesaria para progresar y reducir las tensiones sociales, la región “debe implementar urgentemente reformas demoradas, pero realizables, en los sectores de infraestructura, de educación, de salud, de política energética e innovación, así como enfrentar los nuevos desafíos que plantea cambio climático (en México se “discuten reformas” contrarias a estas propuestas)“, señaló el informe.

“Los países de la región han hecho un gran esfuerzo para apoyar a las familias durante la pandemia. Ahora, el desafío es lograr una fuerte recuperación que ofrezca oportunidades laborales y sane las heridas de la crisis”, dijo Carlos Felipe Jaramillo, vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe en un comunicado.

“Los esfuerzos para mitigar los efectos de la crisis han llevado a un aumento significativo del gasto, con consecuente aumento de los niveles de déficit y deuda pública”, dijo William Maloney, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, agregando que el nivel promedio de la deuda pública aumentó en 15 puntos porcentuales, alcanzando el 75.38% del PIB.

“Dado el imperativo de promover un crecimiento más dinámico, inclusivo y ecológico en un entorno de recursos escasos, los gobiernos tendrán que repensar la mejor y más eficiente forma de utilizar los recursos públicos”.

Publicidad