El Gobierno de México reprobó los ataques contra cualquier tipo de instalación del sector energético, debido a que dichas instalaciones tienen el propósito de otorgar servicios y mejores condiciones de vida a la población, aseguró Rocío Nahle, secretaria de Energía.

“México rechaza cualquier tipo de violencia a instalaciones estratégicas. ¡Viva la paz!”, fue parte del mensaje publicado por la secretaria federal en su cuenta de Twitter.

Éste fin de semana, dos refinerías de la petrolera estatal saudí Aramco, una de las principales instalaciones de abastecimiento mundial de crudo, fueron atacadas con diez drones, causando una reducción de cerca del 50 por ciento de su producción.

Los ataques fueron reivindicados por los rebeldes hutíes yemeníes, apoyados por Irán; pero, el sábado, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, responsabilizó directamente a la República Islámica.

Ante el posible impacto económico de esos incidentes, Washington comenzó a coordinarse con la Agencia Internacional de la Energía, un organismo creado tras de la crisis del petróleo de 1973.

El objetivo del dicho trabajo fue para analizar las “posibles opciones disponibles en caso de que se necesite tomar una acción colectiva global”, detalló el Departamento de Energía estadounidense.

Publicidad