De acuerdo con los especialistas en economía de UBS AG, sociedad de servicios financieros con sede en Zúrich, Suiza, la inflación en México podría llegar a la cifra más baja en su historia, luego de un descenso de 2.2% en la tasa de inflación durante abril, y las proyecciones del Banco de México sobre la desaceleración como resultado de la crisis sanitaria por Cvodi-19, y la baja en los precios del crudo y otros energéticos.

Las observaciones preliminares de UBS indican que los cambios centrales ocurren en los índices de inflación subyacente. La demanda de los precios en servicios comienza a declinar de manera considerable, esto se refleja en una tasa menor al 3%, por primera vez desde 2016. Asimismo, el impacto por la emergencia sanitaria en distintos sectores, que incluyen el mercado laboral, incrementan los temores por modificaciones abruptas en los sueldos, discutidos con anterioridad a la declaración de cuarentena.

Te puede interesar: Cuarentena incrementa precios de productos de canasta básica más del 50%

Con respecto a los productos y servicios no alimenticios, que se encuentran entre los elementos más volátiles del Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC), la inflación reporta una tasa de 2.3%, pese a la debilidad del peso frente al dólar estadounidense. Los servicios del índice subyacente registraron una tasa de 4.57%, en educación, y 2.88% en vivienda; por su parte, con respecto al índice no subyacente, los energéticos registraron una tasa negativa, de -15,36%, como consecuencia de las modificaciones y volatilidad en los precios del crudo y otros energéticos, donde la mayor preocupación para México es la relación entre Petróleos Mexicanos (Pemex) y la autoridades gubernamentales.

Asimismo, en contraposición a la tasa anterior, los alimentos presentan un incremento de 5.8% en su inflación; sobre todo con respecto al aumento en precios de ciertos productos, como azúcar, huevo, cerveza, frijoles, arroz y procesados. Según los índices del USB, en la mercancía el índice subyacente, la comida procesada registra una cifra de 5.71%; mientras que, en el índice no subyacente, las frutas y vegetales se encuentran en 9.80%, y los derivados de animales, como carne y huevo, en 8.58%.

Sobre este panorama de inflación en los distintos sectores, y sus repercusiones en el Producto Interno Bruto (PIB),

Ante el panorama de la inflación más baja de la historia de México, los especialistas del UBC prevén que el Banco de México vuelva a trabajar con presupuestos, destinados a recortes e inyecciones, a partir de una cifra aproximada de 50 billones de pesos para lidiar con la volatilidad en la inflación y los precios al consumidor. Su pronóstico de inflación para el cierre del año, en caso de tomar las medidas apropiadas, ronda una tasa de 4.25%.

Publicidad