El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estima que la economía mexicana registrará una tasa de crecimiento base de 2.4 por ciento en promedio en el trienio 2019-2021, similar al de América Latina en su conjunto.

En su “Informe Macroeconómico”, el organismo multilateral también calcula los impactos en la economía de América Latina y el Caribe y algunos países de la región, entre ellos México, de un crecimiento desacelerado de las economías de Estados Unidos y China, en los precios de los activos, y una combinación de estos.

Sin embargo, un impacto en el crecimiento de Estados Unidos acotaría el crecimiento promedio anual de la economía mexicana en 1.0 por ciento, en la economía de China le restaría 0.4 por ciento; mientras que en los precios de los activos le restaría 0.5 por ciento.

Así, una combinación de estos tres “shocks” acotaría el crecimiento económico de México en 2019-2021 en un promedio anual de hasta 1.9 por ciento, con lo cual el crecimiento base en ese periodo se reducirá a sólo 0.5 por ciento.

En el caso de América Latina y el Caribe, el BID calcula que una combinación de “shocks” económicos podría acotar el crecimiento en un promedio anual de hasta 1.7 por ciento en 2019-2021, reduciendo la tasa de crecimiento base de 2.5 por ciento a sólo 0.8 por ciento.

“Los potenciales impactos son alarmantes porque América Latina y el Caribe ya se encuentra entre las regiones con índice de crecimiento anual más lentos del mundo”, dijo Eric Parrado, economista Jefe del BID.

“Esperamos poder evitar algunos de los escenarios más desfavorables. Asimismo, el informe traza un rumbo por el cual la región puede obtener un gran impulso económico a través de inversiones en transporte, telecomunicaciones y otras obras de infraestructura tan necesarias”, añadió el organismo.

Del lado positivo, las mayores economías de la región podrían ayudar a contrarrestar el viento en contra que azota a la economía mundial.

Un shock positivo de sólo 0.3 por ciento del crecimiento por encima de los parámetros de referencia en las cinco economías más grandes de la región (Argentina, Brasil, Chile, Colombia y México) se traduciría en un crecimiento un 0.5 por ciento superior para todo América Latina y el Caribe en cada uno de los tres años.

Esto, por sobre el crecimiento base de 2.5 por ciento en 2019-2021, lo que equivaldría a un crecimiento total de alrededor del 1.5 por ciento del PIB regional, agrega.

Publicidad