Llegar a Estados Unidos cruzando el territorio mexicano tiene un costo promedio de 11 mil 500 dólares para los migrantes centroamericanos.

De acuerdo con el séptimo “Anuario de migración y remesas de México“, elaborado por el Gobierno Federal con BBVA México, los centroamericanos, en su mayoría guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, pagan 6 mil 500 dólares para transitar por México y otros 5 mil para cruzar la frontera estadounidense.

En 2017 el 6.6 por ciento del total de guatemaltecos vivían en el extranjero, así como el 7.8 por ciento de los hondureños y el 24.5 por ciento de los salvadoreños.

Entre el 80 por ciento y el 90 por ciento de los centroamericanos migrantes de los últimos años se movieron a Estados Unidos, siendo California el principal destino para guatemaltecos y salvadoreños, y Florida para hondureños.

Los tres países que conforman el llamado triángulo norte de Centroamérica tienen una fuerte dependencia de las remesas que envían sus ciudadanos en el extranjero, las cuales representan el 12 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en Guatemala, el 20 por ciento en Honduras y el 21.4 por ciento en El Salvador.

El estudio también revela que los migrantes mexicanos pagan en promedio unos 4 mil 500 dólares a traficantes de personas que los ayuden a cruzar la frontera estadounidense, una cifra que ha aumentado sensiblemente, puesto que pagaban mil 900 dólares en 2013 y 935 dólares en 2005.

El economista jefe de BBVA México, Carlos Serrano, explicó en rueda de prensa que el aumento de medidas de seguridad en la frontera estadounidense bajo el gobierno de Donald Trump “ha hecho aumentar de forma notoria el costo de migrar”.

Sin embargo, recordó que lo que determina los flujos migratorios no son las medidas de seguridad sino la oferta de empleo: “Mientras sigamos viendo un mercado laboral fuerte en Estados Unidos, seguiremos viendo migración mexicana a ese país”.

El banco estimó que las solicitudes de refugio en México, principalmente de centroamericanos, podría llegar a 80 mil en 2019, un aumento del 170 por ciento respecto al año anterior.

La migración aumentó en México desde octubre de 2018, cuando caravanas con miles de migrantes, en su mayoría centroamericanos, comenzaron a ingresar al país para llegar a Estados Unidos.

A inicios de junio, Estados Unidos y México llegaron a un acuerdo migratorio que evitó que el primer país impusiera aranceles a todos los productos provenientes del segundo.

A raíz de ello, México envió a las fronteras norte y sur a la Guardia Nacional, lo que ha provocado este verano una reducción del 58.7 por ciento del flujo migratorio.

De acuerdo con el estudio, las detenciones de migrantes en la frontera sur de Estados Unidos llegaron a un pico de 144 mil 255, lo que desató la amenaza arancelaria de Trump.

Pero en agosto, tras el acuerdo migratorio entre Estados Unidos y México, el número de detenciones se redujo notablemente hasta las 64 mil 006 personas debido al menor flujo migratorio.

Publicidad