Si el desempeño de Pemex resulta muy por debajo de lo esperado en relación con nuestros estimados, podríamos bajar la calificación de la petrolera en 2019, advirtió Mauro Leos, Associate Managing Director de Moody´s.

“Si su desempeño se mantiene básicamente en línea o incluso por arriba de nuestras expectativas, entonces el momento de revisar la perspectiva negativa, se movería hacia 2020, de manera consistente con el horizonte de tiempo en el que se evaluará la perspectiva negativa de la calificación soberana de México, que está en “A3”, sostuvo.

Entrevistado por El Economista, sostiene que esperarán a conocer el reporte de resultados de la petrolera al segundo trimestre, y que continuarán evaluando el plan de negocios e incluso conversando con los directivos de la petrolera para aclarar algunas dudas.

“El plan de negocios no cambia nuestra expectativa sobre su desempeño financiero y operativo pero si nos dio mayor claridad sobre el apoyo del gobierno en 2020. Conforme se genere información, continuaremos evaluando los resultados operativos y financieros que reporte Pemex en relación a nuestros estimados”, reiteró.

Comentó que tanto el gobierno como la petrolera “se quedaron cortos” en sus estimaciones sobre los recursos que necesitan para reconstituir reservas y recuperar la producción en el mediano plazo. Y consigna los supuestos del mismo, “no cambian de forma radical el perfil fiscal de las finanzas públicas”.

“Es difícil pensar que solo por ese motivo, por el apoyo del sector púbico al plan de negocios de Pemex, cambie el perfil fiscal del gobierno mexicano (…) queremos ver como se desenvuelve la economía y como se van resolviendo las presiones en Pemex”, explicó a El Economista.

Desde Nueva York, detalla que “a grosso modo lo que plantea gobierno en el Plan de Negocios es que el apoyo del sector público a Pemex será equivalente a 8,000 millones de dólares. Y la estimación de Moody´s es que se requieren 13,000 millones para cumplir incluso con la estabilización de reservas”.

La diferencia en cuanto a lo que plantea el gobierno y la estimación de Moody´s, es de unos 5,000 millones de dólares anuales, esto es cerca de medio punto del PIB. Este diferencial en el cálculo de los requerimientos no genera una presión importante para la evaluación, consigna.

Y comenta que están próximos a sostener conversaciones con técnicos de Pemex y del sector público para precisar y aclarar las dudas que sí están surgiendo del análisis del plan de negocios.

Viables objetivos fiscales
El analista de Moody´s sostiene el pronóstico de crecimiento para México en 1.2% con una marginal aceleración para 2010, que llevaría a un avance de 1.5 por ciento.

Dice que si el desempeño de la actividad económica se debilita más de lo previsto, sí sería motivo de una revisión del perfil de crédito soberano, que actualmente se mantiene cuatro niveles arriba del grado de inversión en “A3 con perspectiva negativa”.

Sin embargo, acota que también se evalúa la situación fiscal del soberano y “podría estar mejor a lo planteado, lo que permitiría que el superávit primario sea de 1% del PIB conforme lo planteado y el año próximo con un diferencial mínimo”.

“Es cierto que hay presiones como malas noticias de crecimiento que eventualmente podrían afectar las finanzas públicas, pero está captado en el panorama negativo de la nota”.

Publicidad