Un análisis de Moody’s Investors Service considera que hoy Banorte y Santander son los bancos con mayores probabilidades de adquirir Banamex, cuya venta se anunció a inicios de año por parte de su actual propietario, el estadounidense Citigroup.

No obstante, no descarta que otros bancos más especializados como Inbursa o Banco Azteca, puedan participar en la compra, aunque recientemente el empresario Ricardo Salinas Pliego, dueño de este último, anunció que ya no estará en el proceso.

La calificadora destacó que tanto Banorte como Santander cuentan con bastante experiencia en banca de consumo, lo que facilitaría la administración de la cartera de Banamex, además de que la eficiencia operativa de estos dos bancos, ayudaría a hacer más sencilla la integración, limitando los costos por cierres y apertura de sucursales a gran escala.

Anuncios

Te puede interesar: Juez ‘salva’ a Iberdrola de pagar multa por 9 mil mdp

“La experiencia y la disciplina de riesgo conservadora, son ventajas para Santander y Banorte. Ambos han seguido estrategias de negocios consistentes y diversificadas, y ambos tienen la experiencia en préstamos de consumo de alto nivel y conjuntos de productos necesarios para integrar y administrar el libro de préstamos de consumo, y los depósitos principales de Banamex”, precisó.

Puntualizó que si bien la calidad de los activos se deterioraría, con aumentos de sus índices de préstamos problemáticos, Banorte y Santander tienen una sólida experiencia con una amplia gama de productos minoristas, lo que les ayudaría a administrar el riesgo en estas carteras, y al mismo tiempo retener a los depositantes, principalmente minoristas de Banamex, y atender a individuos de ingresos comparativamente más altos.

Se acercarían a BBVA México

La agencia resaltó que ambos bancos han ganado participación de mercado, además de que Santander se beneficiaría de la profunda experiencia que ha adquirido en estrategias de fidelización y adquisición de clientes; mientras que Banorte ha tenido importantes adquisiciones y empresas conjuntas.

“Banorte y Santander también mantendrían una mezcla de cartera similar después de adquirir la banca de consumo de Citibanamex, aumentando moderadamente su participación actual, mientras mantienen una exposición bastante estable en hipotecas residenciales”, refirió.

Moody’s detalló que Banorte o Santander se convertirían en el segundo banco más grande de México en términos de créditos, con participaciones de mercado de casi el 20%, acercándose al 24% de BBVA México.

En cuanto a los depósitos, se pondrían a la par de BBVA, con una participación de alrededor de 23 por ciento.

“Banorte e Inbursa serían los que más se beneficiarían de la gran base de depósitos de Citibanamex y, junto con Santander, se beneficiarían más de la incorporación de su cartera de consumo, incluso considerando mayores necesidades de provisiones”, expuso.

Añadió que otro beneficio para cualquiera de los adquirentes, sería una mayor rentabilidad derivada de un menor costo de fondeo y alto rendimiento de la cartera de Citibanamex.

Inbursa y Azteca con oferta de productos más limitada

La agencia refirió que en el caso de Azteca, tendría dificultades para atender a la base de clientes de mayores ingresos de Citibanamex, e Inbursa para brindar servicios complementarios que demandan las personas, debido a su enfoque principalmente en las grandes corporaciones y el mercado medio.

Argumentó que para estos dos, la adquisición cambiaría materialmente las mezclas de negocios de los bancos hacia el financiamiento hipotecario y de consumo para personas de mayores ingresos, y se alejaría de los consumidores de bajos ingresos y los préstamos al mercado medio y corporativo grande, respectivamente.

“La gama de productos más limitada de Azteca e Inbursa, requeriría fuertes inversiones para retener a los clientes de Citibanamex”, señaló.

Absorción de sucursales

El reporte de Moody’s explicó que el adquirente de Banamex heredará los altos costos operativos relacionados con su amplia red de sucursales en todo el país, lo que está estrechamente ligado a su capacidad para mantener bajos costos de fondeo.

“Con la adquisición de Citibanamex, las redes de sucursales de Banorte y Santander, eclipsarían las 1,722 sucursales del banco más grande de México”, expuso.

En este sentido, comentó que, con reducciones sustanciosas de sucursales poco probables, los bancos más capaces de absorber las operaciones más costosas de Banamex, serán aquellos que históricamente han podido mantener los gastos operativos más bajos, especialmente aquellos como Banorte y Santander.

Capital será clave

La calificadora mencionó que el capital será clave para absorber Banamex, pues estimó que deberá crearse un fondo que oscilará entre los 4,100 millones y los 8,300 millones de dólares, y por lo tanto el banco que compre deberá organizar su financiamiento para seguir cumpliendo con los requerimientos mínimos de capital.

“La capacidad de generación de ganancias sostenidas, será importante para garantizar un rápido retorno a los niveles históricos de capitalización en la entidad combinada”, manifestó.

Finalmente, Moody’s comentó que la adquisición también requerirá un fácil acceso a los mercados de capital.

Publicidad