Las filiales en Brasil de las multinacionales Nissan y Toyota se sumaron este jueves a la paralización de varias fábricas del sector automotor por causa del avance acelerado de la pandemia por la covid-19, que suma en el país más de 12,3 millones de casos confirmados y 303.000 muertes.

Según comunicó la empresa, Nissan Brasil decidió otorgar vacaciones colectivas a sus empleados, y la línea de montaje en la ciudad de Resende, en el estado de Río de Janeiro (sudeste) y que es la principal de la compañía, será suspendida entre el 26 de marzo y el 9 de abril, retomando las actividades el 12 de abril.

Te puede interesar: Nestlé invierte 12 millones de dólares en su fábrica del sureste de México

La decisión, detalló Nissan Brasil, busca “garantizar la seguridad de sus empleados, como parte del esfuerzo por reducir el impacto de la pandemia, adaptar a la empresa al escenario actual de los desafíos enfrentados por el sector automotor y garantizar la continuidad de los negocios”.

Toyota, por su parte, informó que sus cuatro plantas en el estado de Sao Paulo, ubicadas en los municipios de Sao Bernardo do Campo, Indaiatuba, Sorocaba y Porto Feliz, paralizarán sus actividades por diez días a partir del lunes 29 de marzo.

“La medida tiene como objetivo contribuir en la reducción de la circulación de personas en el momento más crítico de la pandemia en el país”, informó la multinacional en una nota, en la que dijo haber tomado la decisión en conjunto con los sindicatos locales.

La multinacional agregó que seguirá evaluando la situación a cada momento ya que su prioridad es la salud de sus 5.600 empleados en Brasil.

Nissan y Toyota se sumaron así a las medidas similares que ya habían tomado las filiales de las multinacionales alemanas Mercedes Benz y Volkswagen.

Publicidad