Muchas empresas aún consideran que entre más se trabaje serán más productivas, sin embargo, no suele ser así, y uno de los principales problemas por los que no se sacan los pendientes en tiempo y forma, sinónimo de improductividad, es por la falta de la organización.

El CEO de la empresa Cucorent, Jorge Hernández, consideró que es básico establecer horarios bien determinados en la oficina y que todos los empleados los conozcan, lo importante es que los trabajadores tengan claras las horas en las que pueden comenzar o terminar su jornada laboral.

La compañía española precisó en un comunicado que establecer un calendario anual donde se indiquen los días festivos que cierra la empresa, en qué periodo elegir vacaciones, entre otros, ayudará a los empleados a planificar mejor.

También recomendó programas que ayuden a los empleados a organizar sus tareas diarias, las cuales son una herramienta que permite identificar aquellas que les han llevado más tiempo de lo esperado, las que consumen mucho tiempo y que podrían recortar, para así saber cuáles son prioritarias.

Explica que contar con un sistema de control en el trabajo permite a las organizaciones flexibilizar el horario de los empleados sin renunciar a mantener un control sobre las horas que labora cada trabajador, lo que a su vez ayuda a Recursos Humanos a la hora de elaborar las nóminas, entre otras.

El sistema de control con huella digital, es el más demandado actualmente para este tipo de tareas, pues al no emplear tarjetas ni otros elementos externos son más económicos y seguros.

“En la actualidad, muchas empresas se benefician del uso de los relojes checadores para promover la flexibilidad de horario, ahorrar tiempo al departamento de recursos humano y mantener una adecuada organización”.

Asimismo, aconsejó tener un espacio de trabajo limpio, para evitar el estrés e incluso algunos problemas de salud.

Respecto a las cuentas de correo electrónico, muchas veces se acumulan una gran cantidad de correos inservibles o que están desorganizados.

Recordó que cuando una persona está descansada y motivada es más productiva, por lo que los trabajadores tienen que “desconectarse” cuando acaba su jornada laboral y se debe propiciar, los momentos de descanso en la oficina.

Al tratar de incentivar un clima de trabajo agradable se demuestra que un ambiente hostil perjudica a la productividad, los empleados tienden a retrasar problemas por miedo y la motivación se ve mermada.

Publicidad