El confinamiento provocado por el Covid-19 abrió un nuevo nicho de ventas para la industria automotriz dirigido al “ocio”, en el que si bien los consumidores de la clase media alta está limitada a realizar viajes a la playa y por avión, ahora ese sector ha optado por la compra de un vehículo off road (todoterreno) para disfrutar destinos de montaña y distancias cortas por carretera, lo que representa una oportunidad para Jaguar-Land Rover para comenzar el despegue a partir del 2021, afirmó el CEO de la marca de lujo, Raúl Peñafiel.

El líder de la automotriz británica afirmó que pese a la pandemia y la crisis económica que se percibe a nivel mundial, la industria automotriz en México se muestra “sólida”, al mantenerse la demanda consolidada, lo cual “esa solidez hace que no haya dientes de sierra, de esas veces que un mercado desploma a la red de distribuidores y el servicio al cliente. Pero no, hemos tenido tiempo de bajar 5 o 10 puntos, pero con cifras de negocios unitario, mejores”.

En entrevista con El Economista, el CEO de Jaguar-Land Rover prevé que su SUV Defender 2021 absorberá el 20% de las ventas totales de la empresa; mientras que continuará con su plan de expansión en la red de distribuidores para alcanzar los 20 puntos de venta en México hacia el 2022.

“Teníamos el plan de llegar a 20 distribuidores en el 2020, y con el Covid-19 tuvimos que replegar, pero la cobertura que planeamos en México es de 20 distribuidores”, precisó Peñafiel.

Publicidad