A más de un año de las medidas implementadas para revertir los contagios por Covid-19, el segmento de oficinas mantiene los efectos de la crisis, debido a que muchas empresas optaron por reducir espacio, subarrendar y en algunos casos cerrar completamente ante el ajuste económico para sortear la crisis.

De acuerdo con el portal Inmobiliario Solili, la crisis sanitaria ha impactado directamente en los mercados corporativos más grandes a nivel nacional, como el de la Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

En el caso de la Ciudad de México, explican, el inicio de construcción de nuevos edificios corporativos ha sido casi nula, cambiando incluso las tendencias en diseño, ubicación y volumetrías que se consideraban hasta antes de la pandemia; aunque se ha mantenido el avance en las obras que se encontraban en ejecución.

Te puede interesar: Las ventajas de los espacios laborales compartidos

“Durante el segundo trimestre 2021, solo 15,000 metros cuadrados arrancaron construcción, lo que demuestra que los desarrolladores tienen proyectos aún detenidos y en fase de planeación, hasta no haber una reactivación significativa en la demanda”, señalan en el portal inmobiliario.

Asimismo, se indica que durante este segundo trimestre del año, la nueva oferta corporativa nacional fue de poco más de 100,000 metros cuadrados, concentrado el 80% de la cifra en la Ciudad de México y Guadalajara.

Finalmente, agregan que el futuro del sector de oficinas aún debe transitar múltiples retos para reinventarse, como la presencia simultánea del personal que pasó a segundo término, una oficina con menos puestos fijos asignados, áreas que pueden ser usadas para múltiples fines; espacios donde la conexión de manera remota abre nuevas posibilidades para el trabajo colaborativo”, agregaron.

Publicidad