Antes de la emergencia sanitaria por la covid-19, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya estimaba que en México el 75% de la fuerza laboral padecía estrés. Después de 18 meses de pandemia, la realidad no es distinta e incluso los daños en la salud mental de los trabajadores se acentuaron debido a temas como la pérdida de empleo, jornadas laborales largas o sobrecargas de trabajo.

La pandemia y sus efectos en la vida laboral y personal llevaron a México al primer lugar entre los países miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) con más niveles de ansiedad. Previo a la crisis sanitaria, el 15% de la población de nuestro país experimentaba este padecimiento, esa proporción se elevó al 50% un año después.

“Estar sin trabajo durante 2020 aumentó los riesgos para la salud mental. La evidencia muestra que las personas empleadas tienen menos probabilidades de informar síntomas de depresión y ansiedad que las personas desempleadas”, destacó la OCDE en su informe sobre políticas públicas en respuesta al coronavirus.

Te puede interesar: Testigo de lujo: exhiben a Emilio Lozoya dándose la ‘buena vida’

En México la pandemia destruyó más de 12 millones de puestos de trabajo al inicio de la emergencia sanitaria. Y aunque el mercado laboral se ha recuperado gradualmente, aún hay miles de personas que no han logrado incorporarse a una actividad productiva y diversos estudios confirman que el panorama tampoco ha sido el óptimo para quienes se quedaron activos en el empleo pues se incrementaron la demanda de trabajo y las jornadas laborales.

“La pandemia ha mermado la salud de los trabajadores en ambos aspectos. El que está haciendo teletrabajo está pensando si su conexión es buena, si su silla es ergonómica o las labores en el hogar; el trabajador presencial está con incertidumbre y temor a contagiarse durante su traslado en el transporte público o si el contagio puede ocasionar que lo despidan”, expuso Hosanna Rodríguez, presidenta de la Federación Nacional de Salud en el Trabajo (Fenastac) durante el panel Tendencias y estrategias para promover la salud mental en el trabajo de la red WellLatam.

En síntomas de depresión el panorama es similar al de la ansiedad. Antes de la pandemia este padecimiento afectaba al 3% de la población, la emergencia sanitaria elevó la proporción al 27.6% y de esta manera nuestro país pasó del lugar 13 a la tercera posición entre las economías que integran la OCDE en esta medición, el aumento más alto en todo el grupo.

“La calidad de tus relaciones es lo que determina tu bienestar de largo plazo y este tema de estar encerrado genera estrés por no poder estar con personas cercanas que estaban enfermas o en proceso terminal. Tenemos que ver el tema de una forma holística para ver los impactos en la organización”, expuso Alberto Mondelli, director senior de Willis Towers Watson en América Latina.

En ese sentido, el especialista señaló que las afectaciones en salud mental, como lo son la ansiedad o depresión, se traducen en mayor ausentismo y presentismo de los trabajadores. En el primer caso, se trata de trabajadores que no tienen la energía para realizar sus tareas y eso genera pérdida de días laborales; en el segundo, son personas que están en el trabajo, pero mentalmente están concentrados en otras cosas, como problemas financieros.

“En general, los países registraron tendencias muy similares en el bienestar mental, que mostraron un grado considerable de correlación tanto con el rigor de las políticas para contener la pandemia como con el número de muertes por covid-19”, indicó la OCDE en su informe.

En este contexto, Mauricio Reynoso, director general de la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh), pidió a las empresas reflexionar si realmente es necesario que las personas retornen al centro de trabajo o pueden continuar laborando desde casa. “Es una enorme responsabilidad”, puntualizó.

La exposición al virus que tiene la fuerza laboral tan sólo en los traslados a la oficina no sólo eleva el riesgo de contagios, subrayó Mauricio Reynoso, también puede perjudicar la salud del activo más importante para las organizaciones: las personas.
¿Se puede mejorar?

La Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) indicó que el impacto negativo de la pandemia en la salud mental puede enfrentarse con políticas integradas e intersectoriales enfocadas a la atención puntual de los padecimientos.

“La recomendación, resultado del trabajo de la OCDE sobre salud mental y trabajo, sugiere que a través de la intervención temprana en las políticas de juventud, lugar de trabajo y bienestar, los resultados sociales, educativos y del mercado laboral de las personas que experimentan problemas de salud mental se puede mejorar. Este enfoque basado en el reconocimiento temprano y los servicios integrados es cada vez más importante”, expuso el organismo.

Hosanna Rodríguez expuso que el panorama actual demanda mayor empatía de las empresas con sus trabajadores y un acompañamiento en los procesos para superar las afectaciones en la salud mental.

“No es fácil que alguien reconozca que alguien tiene un problema en su salud mental, por eso hay que promover que la atención en salud mental implica poder externar lo que nos está pasando y ayudar en todo el entorno biopsicosocial del trabajador”, subrayó la presidenta de la Fenastac.

Por su parte, Alberto Mondelli recordó que durante la pandemia uno de los programas más usados por las empresas en este tema fue el acompañamiento para el duelo, seguido de atención médica vía remota, cursos en habilidades socioemocionales y estrategias para tratar afectaciones mentales severas.

“Dos cosas que yo creo que no hicieron, que no veo y me encantaría ver, es trabajar más la cultura de compasión, es decir, ‘yo te entiendo desde tu punto de vista y te ayudo desde lo que yo puedo hacer’. Crear esa cultura es importante para eliminar el estigma y para que la gente hable. A veces la gente no habla porque no se siente en una cultura segura y ahí entra el segundo punto, que es el tema de educación, decirle a las personas cómo identificar cuando están sufriendo un trastorno mental”, apuntó el directivo de Willis Towers Watson.

Publicidad