El director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero, aseguró que de diciembre de 2018 a la fecha hubo una reducción del 91% en el robo de combustibles y un ahorro de 56,000 millones de pesos por evitar piquetes en los ductos de Pemex, así como de 1,900 millones de pesos en Gas Licuado.

Indicó que la pérdida diaria actual es de 5,000 barriles por día, equivalente a 15 millones de pesos.

Durante la conferencia de prensa en Palacio Nacional, acompañado del presidente Andrés Manuel López Obrador, el director de Pemex sostuvo que en 2018, por el delito de robo de hidrocarburos, se robaron 20 millones 400,000 barriles y en 2019 fueron 1 millón 800,000 barriles de hidrocarburos.

Argumentó que el robo de combustibles aumentó de 4 millones 600,000 barriles en 2012 a 20 millones en 2018. Destacó que también hubo disminución del 56% en el robo de gas LP, ya que se pasó de 12,000 barriles diarios en 2018 a 5,300 barriles el año pasado.

Mencionó que como parte del operativo que implementó el gobierno desde diciembre del 2018, se inhabilitaron 13,000 tomas clandestinas; se aseguraron 8.3 millones litros de combustible; 3,800 vehículos terrestres y 66 embarcaciones.

Abundó que por denuncias de Pemex, las autoridades competentes iniciaron 345 carpetas de investigación; 80 personas fueron vinculadas a proceso; se emitieron 422 sentencias condenatorias y 562 personas fueron condenadas.

También dijo que las autoridades emitieron 332 órdenes de aprehensión; 251 cateos y 154 inmuebles fueron asegurados.

El director de Pemex planteó que la Secretaria de la Función Pública recibió 53 denuncias, y ocho expedientes están en trámite.

Refirió que por el delito de lavado de dinero ligado al robo de hidrocarburos, la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) indaga 29 casos, y bloqueó 811 cuentas bancarias a 240 personas con un monto de 466.6 millones de pesos y 28,000 dólares. Destacó la que UIF presentó ante la Fiscalía General de la República 21 denuncias penales.

Romero refirió que el actual gobierno federal inició en diciembre un operativo de intervención en seis refinerías, 39 almacenes, 12 estaciones de rebombeo, el centro de control México, y en 58 instalaciones de 19 estados. Indicó que participaron 44 ingenieros de Sedena y Marina para monitorear el sistema del centro de control para combatir las tomas clandestinas.

Expresó que en enero de 2019 el operativo en tierra involucró a 50 elementos de la Sedena, Marina y Guardia Nacional por cada 20 kilómetros con un total de 8,600 efectivos, y para este año se espera una reducción a 5,300 elementos, debido a que se retirarán de tres ductos que están fuera de servicio, además de que se optimizó al personal cada 30 kilómetros donde hay mayor incidencia.

Mencionó que en el operativo participan 5 aviones; 10 helicópteros y 21 aeronaves no tripuladas. Destacó que de diciembre del 2018 a enero de este año se registraron siete agresiones contra los elementos militares desplegados en ductos en los estados de Guanajuato, Puebla, Hidalgo, Tabasco y Tlaxcala, además de siete agresiones a convoyes que transportaban gasolina en los estados de Oaxaca, Sinaloa, Tlaxcala, Tamaulipas y Veracruz.

Publicidad