La situación financiera de Pemex es el principal riesgo fiscal que tiene México, de acuerdo con la calificadora Moody’s.

“El principal factor de riesgo para nosotros, desde el punto de vista fiscal tiene que ver con Pemex, si uno ve este presupuesto (de Hacienda para 2021), y los anteriores, hay recortes en muchas instancias, pero no hay recortes en algunos proyectos insignia del gobierno y no hay recortes en el caso de Pemex”, dijo Ariane Ortiz-Bollin, analista soberana de la agencia.

En su participación en el seminario anual de la calificadora, la analista señaló que el apoyo que el gobierno da a la empresa petrolera es cercano al 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), sin embargo, podría aumentar al 2 por ciento si caen los precios del petróleo, además de apoyos adicionales que el gobierno pueda otorgarle a la compañía, más allá del pago de las obligaciones financieras de Pemex.

Te puede interesar: Asegura AMLO ahorros por 100 mil mdp por combatir al ‘huachicol’ 

“Creemos que el apoyo que da es suficiente para que Pemex pueda cumplir con sus deudas, pero no suficiente como para que pueda aumentar su producción y su nivel de reservas, por lo tanto, seguirá siendo uno de los principales factores que puede llevar a que la deuda siga aumentando”, puntualizó.

Por otra parte, señaló que la calidad crediticia del soberano mexicano se ha visto mermada debido a la poca predictibilidad de las políticas macrofiscales, lo que se debe principalmente a tres elementos, siendo el primero las señales negativas que el gobierno ha dado a la inversión privada.

El segundo pilar que ha deteriorado el panorama crediticio son los conflictos inherentes a los objetivos de política pública del gobierno.

“Los más claros tienen que ver con austeridad fiscal y a apoyar a Pemex, creemos que estos objetivos están en tensión. La manera en la que el gobierno ha buscado mantener la credibilidad es tratando de llegar a sus metas fiscales autoimpuestas, pero varios de los supuestos macroeconómicos que están detrás de estos estimados no los consideramos que son muy realistas”, subrayó.

Añadió que el apoyo que el gobierno ha dado a Pemex ha sido fragmentado, lo que genera incertidumbre en los mercados.

Publicidad