Con cifras del índice de precios al consumidor, la inflación dentro de la economía mexicana creció a tasa anual de un 3.33% para junio de 2020; esta cifra es significativamente mayor a 2.84% en mayo, según datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y frente a un 3.20% que esperaban diversos especialistas. Si bien dicha tasa se mantiene dentro del objetivo de inflación que mantiene Banco de México(Banxico) de alrededor de 3%, la inflación interanual de México subió en junio más de lo esperado y podría limitar a la autoridad monetaria y el margen de maniobra para seguir recortando la tasa referencial.

Este fenómeno fue parte fundamental de la discusión de fijación de política monetaria de Banxico, de acuerdo a la minuta de la más reciente reunión. En lo referente a la inflación subyacente, la mayoría resaltó el aumento en los precios de las mercancías alimenticias por posibles problemas de suministro y por una reasignación en el gasto de los hogares ante la emergencia sanitaria. Algunos destacaron que la inflación subyacente se mantiene en niveles elevados.

Te puede interesar: Alzas en gasolinas y pollo aceleran inflación a 3.3% en junio, más de lo esperado

La junta de Banxico consideró que la persistencia de este componente de la inflación se da a pesar de la contracción económica y de los mayores niveles de holgura, sugiere que los aumentos en algunos rubros, como las mercancías alimenticias, han predominado sobre las reducciones observadas en las no alimenticias y en los servicios.

Sin embargo, también tres de los cinco grandes componentes de la inflación subyacente registraron variaciones anuales menores a 3% en la primera quincena de junio: vivienda, mercancías no alimenticias y servicios distintos a la educación y la vivienda.

Ante la publicación de estos indicadores, el peso mexicano cerró operaciones del jueves 9 de julio 2020 con ganancias frente a la moneda estadounidense. El tipo de cambio se ubicó en 22.64 unidades contra un cierre de 22.75 pesos del miércoles 8, con datos de Banxico.

De esta manera, pese a los datos expuestos por Inegi que reportaron mayores niveles de inflación a los que se tenían pronosticados anteriormente, las expectativas para la inflación general al cierre de 2020 siguen ubicadas en niveles cercanos al objetivo del Banco de México; las de mediano y largo plazo se mantienen relativamente estables, en niveles superiores pero cercanos al 3%. De esta forma, existe flexibilidad para implementar herramientas tanto de política monetaria como de política fiscal por parte del gobierno federal para la reactivación económica.

Publicidad