En datos dados a conocer por Banco de México (Banxico), la segunda semana de julio 2020 el peso mexicano cerró en 22,54 unidades por dólar, resultado de un desmejorado panorama respecto al cierre anterior de 22.48 unidades. Moneda mexicana comienza así con una depreciación de 0.23% o 5.1 centavos y se ubica en las divisas más depreciadas en el globo. Dicho comportamiento se debe, en gran parte, a una mayor percepción de riesgo en México con respecto a otros países.

Te puede interesar: Prevén afectación a ‘bancos chicos’ para fines de año

Dentro de los factores destacados que influyeron en el movimiento de la moneda mexicana, según Gabriela Siller de Banco Base, están:

  • México superó a Italia en cuanto al número de muertes por el nuevo coronavirus con una cifra de más 36 mil, ubicándose como el cuarto país con más muertos por esta causa solo por detrás de Estados Unidos, Brasil y Reino Unido. Asimismo, en territorio mexicano se mantiene una elevada tasa de nuevos casos diarios y, contrastante con lo anterior, el país está en el cuarentavo puesto en cuanto a pruebas realizadas para diagnosticar el virus, lo cual aumenta la probabilidad de no estar registrando una cantidad más amplia de infectados con el virus.
  • Otro factor importante para la moneda mexicana serán los anuncios de datos relevantes a publicar en la semana en donde el peso perdió terreno en espera de datos económicos relevantes esta semana en Estados Unidos y China. En este sentido, según los datos de Banco Base, las posiciones especulativas netas a favor del peso se ubicaron en 14,980 contratos, cada uno de 500 mil pesos, observando un retroceso de 5,976 contratos en la semana comprendida entre el miércoles 1 y el martes 7 de julio. Lo anterior es señal de que el mercado sigue cauteloso con respecto a la dirección del tipo de cambio en el futuro, lo que reduce la especulación a favor del peso mexicano.
  • Por último, la perdida de terreno de la moneda mexicana tiene relación con el retroceso en el precio del West Texas Intermediate (WTI) mostrando un retroceso de 1.18%, cotizando en 40.07 dólares por barril, debido a que los participantes del mercado se mantienen a la espera de la reunión virtual entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados (OPEP+) el miércoles 15 de junio 2020 y se espera se discuta el futuro del acuerdo histórico de reducción de producción de hidrocarburos.

En este contexto, el peso mexicano se vio afectado por un repunte de casos al finalizar la primera semana de junio 2020. Por lo anterior se nota que inversionistas siguen preocupados por aumento de casos positivos del nuevo coronavirus en grandes potencias comerciales como Estados Unidos.

Publicidad