Esta semana el peso finalizó con una apreciación de 1.91 por ciento o 36 centavos, al cotizar en alrededor de 18.55 pesos por dólar, con lo cual se colocó como la divisa más apreciada entre los principales cruces del dólar y entre las monedas de economías emergentes.

Banco Base expuso que esta es la tercera semana que el peso recupera terreno frente al dólar, tocando un mínimo de 18.51 pesos por dólar, cerca del promedio móvil de 200 días que representa un nivel de soporte importante.

En esta última sesión de la semana también se dio a conocer el detalle de la balanza de pagos del tercer trimestre, en la que el saldo de la cuenta corriente durante ese periodo fue deficitario en cinco mil 527.9 millones de dólares (10.5 por ciento menor al tercer trimestre de 2016), que representa 1.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Cabe destacar que, en promedio, durante los primeros tres trimestres de 2017 la cuenta corriente se ha ubicado en 1.67 puntos porcentuales del PIB, su menor nivel desde 2012.

De acuerdo con la teoría económica, una de las maneras en que se puede reducir el déficit en la cuenta corriente es mediante la depreciación real de la divisa del país que presenta el déficit.

Es importante mencionar que, de principio de 2014 a la fecha, el tipo de cambio real efectivo muestra que el peso se ha depreciado 14.5 por ciento, lo que vuelve más competitivas las mercancías mexicanas frente a sus principales socios comerciales.

Lo anterior incrementa así el monto de sus exportaciones, permitiendo una reducción en la balanza comercial de mercancías. La balanza petrolera muestra un déficit que se incrementó 42.3 por ciento con respecto al mismo periodo del año pasado, debido a una caída en la producción petrolera.

Publicidad