Los precios del petróleo se están balanceando por encima de los 75 dólares el barril después de que la alianza OPEP+ no lograra ponerse de acuerdo sobre política de producción la semana pasada, en medio de las crecientes tensiones entre Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos (EAU).

¿Cuál es el problema?

La OPEP y sus aliados no miembros liderados por Rusia se encuentran discutiendo un aumento gradual de la producción de petróleo en los próximos meses.

Te puede interesar: Jeff Bezos deja de ser consejero delegado de Amazon

La mayoría de los productores abogan por extender un acuerdo más amplio hasta finales de 2022 en aras de la estabilidad.

Sin embargo, esta extensión del pacto de suministro está siendo bloqueada por Emiratos Árabes Unidos, que apoya “incondicionalmente” un aumento de la producción, pero tiene objeciones sobre los elementos básicos del acuerdo.

“El problema es poner una condición a ese aumento, que es la extensión del acuerdo”, explicó el domingo a la CNBC el ministro de Energía e Infraestructura emiratí, Suhail al Mazrouei, quien enfatizó que la propuesta actual de la OPEP+ no es “un buen negocio” para su país.

En particular, EAU están exigiendo una revisión de la llamada línea de base —la cifra a partir de la cual se calculan los recortes o aumentos de producción para los países de la OPEP+— antes de extender el acuerdo de suministro, detalla Reuters. Cuanto mayor sea esa línea de base, más petróleo puede producir un país. La línea de base actual para Emiratos Árabes Unidos se remonta a 2018, y el país quiere elevarla si el acuerdo se extiende hasta 2022.

Mientras tanto, el ministro de energía de Arabia Saudita, el príncipe Abdulaziz bin Salmán, pidió el domingo “compromiso y racionalidad” para asegurar el acuerdo cuando se reanuden las conversaciones. El príncipe aseguró en declaraciones al canal Al Arabiya que la extensión del acuerdo de la OPEP+ es “la base y no un tema secundario”, y advirtió que “si todos quieren aumentar la producción, entonces tiene que haber una extensión”.

“Se hicieron grandes esfuerzos en los últimos 14 meses que proporcionaron resultados fantásticos y sería una lástima no mantener esos logros”, aseveró.

¿Cuáles son los riesgos?

La alianza energética se reunirá nuevamente este lunes después de los fracasos de las reuniones la semana pasada. Si no logra llegar a un acuerdo para aumentar la producción, los precios del petróleo podrían dispararse, poniendo en riesgo la recuperación económica global de la pandemia de covid-19.

Además, algunos analistas consultados por CNBC no descartan una guerra de precios si las negociaciones descarrilan.

“Si las conversaciones terminan en total discordia, existe el riesgo de un retorno a un escenario de producción de ‘cada uno por sí mismo’, que podría causar una reversión del repunte del precio del petróleo de este año”, estima Helima Croft, jefa de estrategia global de productos básicos en RBC Capital Markets. La experta afirma que, si bien no ven esto como el resultado probable, tampoco pueden “descartarlo por completo”.

En la misma línea, Alejandro Barbajosa, vicepresidente de crudo para Oriente Medio y Asia Pacífico de Argus Media, señala que, “a muy corto plazo”, una falta de acuerdo significaría que “toda la producción está floja y todo el mundo se acerca a una guerra de precios”. Sin embargo, agregó que no cree que “la OPEP se aproxime a eso”.

Publicidad