La política de austeridad representa un riesgo para la recuperación, por lo cual es necesario impulsar una ley general de reactivación económica con el objetivo de poner en marcha medidas contracíclicas, urgieron representantes del sector empresarial.

Durante el foro “Análisis de los Criterios Generales de Política Económica 2021 y reformas a la Ley Federal de Derechos” organizado por la Comisión de Hacienda del Senado, Edgar Nolasco Estudillo, vicepresidente de Financiamiento al Desarrollo Económico y Empresarial de la Concanaco-Servytur, consideró que si no se incentiva la inversión, no habrá crecimiento y empleos.

“La reactivación económica tiene que fundamentarse en las inversiones y en la competitividad del país, no hay que tenerle miedo al endeudamiento, y no le llamemos endeudamiento, sino financiamiento, que es la recomendación de derecha y de izquierda, teórica y conceptual, en todo el mundo y es lo que están haciendo todos los países”, añadió Nolasco.

Te puede interesar: No es momento de prohibir la venta de productos de alto contenido calórico: IP 

Para Carlos Hurtado, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), en el Paquete Económico 2021, el Gobierno federal le apuesta a un “rebote” de la economía, sin embargo, acotó que para que se recupere de manera sostenida debe cuidarse la inversión, el consumo y las exportaciones.

Ante ello, puso énfasis en la inseguridad en la inversión, ante la cancelación de proyectos como el del aeropuerto de la Ciudad de México, y la poca solidez de la recuperación del consumo, dado que la gente no tiene los mismos ingresos que en marzo. Señaló que otra gran apuesta del gobierno para la recuperación es destinar más de la quinta parte del gasto programable en áreas de Pemex y CFE donde estas empresas son improductivas.

Agregó que “el gobierno, no solamente se ha tardado, se ha negado a tomar acciones para proteger al empleo formal e informal, a las empresas pequeñas, medianas y grandes”, dijo.

IEPS, la clave

Por su parte, Luis Foncerrada, director de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac Mayab en Mérida, apuntó que ante la probabilidad de que la recaudación caiga alrededor de 90 mil millones de pesos, es necesario cambiar el sistema en el cobro del IEPS a las bebidas alcohólicas.

Refirió que en 2019 se recaudaron 57 mil millones de pesos por el cobro del IEPS a dichas bebidas; si se cambiara el cobro sobre su contenido alcohólico, esta recaudación podría subir a 73 mil millones de pesos al cobrarse 140 pesos por litro de alcohol puro, o a 83 mil millones de pesos si se cobrara a 160 pesos.

“Hay 23 millones de personas a julio que no tienen trabajo. Requerimos resolver temas de salud urgentemente, seguridad, inversión, educación, que además son temas esenciales para el futuro, y hoy pueden correr riesgos de recortes o mayor déficit”, aseguró.

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), dijo que a los analistas les hubiera gustado ver un paquete económico que fuera mucho más agresivo en términos de política fiscal contracíclica.

“Se perdieron oportunidades valiosas. Hace poco sacamos un reporte de infraestructura donde resulta que el 30 por ciento de las escuelas públicas en el país carecen de infraestructura sanitaria básica: agua y baños. Un paquete económico hubiera sido una oportunidad de oro para, de la mano de Banobras hacer un programa de inversión pública muy agresivo. No está ocurriendo”, opinó.

Respaldan industriales

Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), respaldó la creación de una ley de reactivación “siempre y cuando sea funcional, con presupuesto y poder de decisión sobre políticas públicas de impacto para la reactivación económica y el empleo”, dijo a El Financiero.

Por su parte, Alfred Rodríguez, presidente de Innovación de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), señaló que “una política pública industrial es un programa de nación. Es un programa político de inclusión social, vamos a elevar el nivel de producción, se elevan los sueldos, la recaudación fiscal, el valor económico agregado sumamente favorable para México”.

Publicidad