Con la apertura de algunas actividades económicas durante el periodo denominado “Nueva Normalidad”, el porcentaje de personas en pobreza laboral se ubicó en 48.1 por ciento en junio, lo que representó una reducción de 6.8 puntos porcentuales respecto a mayo, cuando se registró un nivel récord de 54.9 por ciento, reportó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Comparado con abril, cuando la población pobre por ingresos se situó en 53.1 por ciento, la disminución es de 5 puntos porcentuales. No obstante, aun con la mejoría observada en junio, todavía existe una brecha respecto del nivel de 35.7 por ciento reportado a inicio de año, antes de la pandemia del COVID-19.

Te puede interesar: Cómo se perciben las afectaciones económicas de la Covid-19 en colonias y barrios

El ingreso laboral real per cápita, estimado a partir de los resultados de la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE) del INEGI, aumentó 10.4 por ciento, al pasar de mil 422.24 pesos en mayo a mil 570.74 pesos en junio de 2020.

Debido a que la pandemia provocó tanto una disminución en el número de ocupados como en el ingreso laboral, la masa salarial para los meses de abril y mayo resultó afectada negativamente con disminuciones de 19.1 y 7.6 por ciento, respectivamente, no obstante, esa tendencia a la baja se revirtió en junio, ya que la masa salarial aumentó 10.1 por ciento respecto al mes previo.

“Se observa una recuperación en el mercado laboral durante el mes junio. Entre mayo y junio se muestra una disminución de la pobreza laboral, así como un aumento del ingreso laboral per cápita y la masa salarial”, apuntó.

Publicidad