La pandemia del coronavirus logró lo que para muchos padres desesperados era una misión imposible: conseguir que sus hijos de entre 26 y 37 años “abandonaran el nido”.

Las personas nacidas entre enero de 1983 y diciembre de 1994 participaron con entre el 50 y hasta el 78 por ciento de la obtención de financiamientos para la compra de una vivienda, pese al impacto económico del COVID-19 en las familias mexicanas.

Te puede interesar: Pese a la recaudación tributaria, el crecimiento económico permanece desfavorable

“Después de esta crisis, los millennials ya no deberían ser considerados como una generación en una fase joven. Su participación va de un rango del 50 al 78 por ciento del dinamismo inmobiliario durante la pandemia, esto nos muestra que es el grupo poblacional objetivo”, aseguró Leonardo González, analista de Real Estate de Propiedades.com.

Informó que solo en lo que va de 2020, esta generación –en su mayoría hombres– alcanzaron un monto total de más de 77 mil millones de pesos en financiamiento para un inmueble, mientras que aquellos que perciben 12 veces más el salario mínimo es 20 mil millones de pesos mayor.

Por su parte, Alejandro García, director de Marketing de Inmuebles24, dijo que incluso hay un grueso poblacional de entre 18 y 24 años que triplicaron su participación en la búsqueda de vivienda en los últimos meses: “solamente en octubre logramos 3 millones 959 mil usuarios únicos generando 9.3 millones de visitas”, comentó.

Agregó que, al revisar las cifras de marzo a octubre, los meses más duros de la pandemia, el número de usuarios en busca de vivienda para vivir o invertir en ellas creció 38 por ciento, con mayor interés por la compra de casas, en lugar de departamentos. En este periodo, el número total de usuarios nuevos de la plataforma ascendió a 22.5 millones.

“Hay una revaloración del espacio, más que buscar departamento, están buscando casa: el 47 por ciento dice yo estoy buscando una casa, idealmente tener un jardín, más metros cuadrados, un balcón o una terraza”, agregó.

Sergio Rojas, Country Manager de La Haus México, mencionó que además de la revaloración de los inmuebles ahora como espacios de trabajo, escuela y descanso, el mercado tomó impulso con el financiamiento de instituciones como el Infonavit, Fovissste y la banca para seguir comprando propiedades.

“En La Haus estamos haciendo arriba de 200 transacciones mensuales (en México y Colombia), de estas cerca del 40 por ciento han sido digitales. Ahorita mismo los compradores son la generación X y los millennials, el 45 por ciento son compradores entre 25 y 35 años en su primera inversión”, dijo.

Destacó que del total de transacciones promedio en las que participan, al menos un 85 por ciento fueron inversiones de vivienda nueva con valor de 2.5 a 3 millones de pesos, con tendencia a ser más pequeñas y flexibles para adaptarse a nuevos usos, incluso turísticos como los de Airbnb.

“Hay quienes ya han hecho apartados en nuevos desarrollos sobre el corredor Reforma, pensando en departamentos que serán entregados en los próximos dos o tres años, para rentar y tener el boom de renta turística”, agregó Rojas.

A pesar del interés por adquirir vivienda, Javier Romero, CEO de Hausy, reconoció que este año el número de clientes que buscaron una casa fue de 5 mil personas, mientras que en 2019 fue de más de 7 mil.

Comentó que más de la mitad de los interesados en hacerse de su nueva casa, interrumpe su operación porque no les alcanza para pagarla o terminan indecisos al momento de llevar a cabo el proceso.

Agregó que, a raíz de COVID, al menos un 69 por ciento de inmuebles adquiridos fueron por reventas.

Empujan las rentas

Un estudio de la plataforma de viajes Airbnb destacó que incluso el trabajo remoto y el home office podrían mover más el mercado de arrendamiento, pues al menos un 83 por ciento de sus usuarios encuestados estaría a favor de mudarse o reubicarse por un esquema laboral más flexible a raíz de la pandemia.

“Uno de cada cinco encuestados ha reubicado su situación de vida durante la pandemia de forma temporal o permanente. Si las escuelas continúan funcionando con clases a distancia, es muy probable que el 60 por ciento de los padres consideren trabajar de forma remota”, señaló.

Eusebio Gómez, director de Estrategia de Homie, detalló que el mercado de arrendamiento, al menos en las grandes ciudades del país como CDMX “ha comenzado a regresar a la normalidad” donde han tenido operaciones que van desde las 200 rentas mensuales y 600 propiedades listadas.

Agregó que en la pandemia, el negocio digital de Homie les permitió transitar la crisis con buenos números, mientras que en total solo se tuvo que renegociar el 1 por ciento de los contratos de renta.

“Nuestras rentas han regresado más o menos a la normalidad, que duran aproximadamente 21 días en rentarse las propiedades. Los precios van regresando. Hubo un reacomodo de la demanda de vivienda en renta”, comentó.

Publicidad