Jorge Cano/Agencia Reforma

Cd. de México .- Ante la reducción de recursos que recibirán los estados en 2021 de parte de la Federación, se espera un incremento del endeudamiento de corto y largo plazo el siguiente año, según Fitch Ratings.

En 2021, el gasto federalizado que recibirán los estados caerá en 5.8 por ciento respecto a 2020, es decir, 115 mil millones de pesos menos. Esto incrementará las presiones de endeudamiento de las entidades, explicó Manuel Kinto, analista subnacional de Fitch Ratings, durante un seminario en línea.

“Estamos esperando que las entidades, ante una posible presión de liquidez, contraten créditos de corto plazo, y para mantener niveles de inversión recurran a deuda adicional para realizar inversión pública”, afirmó.

Te puede interesar: Fitch Ratings niega que entidades tengan deudas con la Federación por concepto de impuestos

Kinto explicó que las presiones presupuestales se agravarán debido a una menor proporción entre recursos para los estados frente al Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) de los últimos años.

Mientras que en 2018, el gasto federalizado representó 34 por ciento del PEF y en 2021 representará sólo 29.7 por ciento, según Fitch.

Desde 2018 los recursos para los estados provenientes de convenios y subsidios tenían una tendencia a la baja. No obstante, esta caída se había compensado por un crecimiento en las participaciones de 8.7 por ciento promedio anual. Esto cesará en 2021.

“La forma en la que se está ajustando el gasto federalizado en 2021 no sólo es por gasto etiquetado por menos en convenios y subsidios, que son recursos importantes para la inversión pública. En este año se está agregando un elemento importante, que es que también se reducen las participaciones federales”, explicó.

Por los menores recursos, se espera que las presiones de contratar deuda de corto plazo se incrementen. En 2019 se alcanzó el máximo observado por 36 mil millones de pesos por este tipo de deuda y se prevé que por la pandemia y la menor recaudación haya un repunte este año.

De igual forma, habrá una presión por incrementar la inversión pública con deuda luego de varios años de mantener un bajo gasto en este rubro dijo.

En los últimos 5 años, la inversión ha estado oscilando entre 140 mil millones y 100 mil millones de pesos. En el último ejercicio de 2019 fue de 80 mil millones. Esto significa que por cada peso que se gasta en servicios personales, 0.17 se gasta en inversión pública, refirió.

Publicidad