La mediana de los especialistas en economía del sector privado esperan un crecimiento de 2.1% en 2017 y 2.3% en 2018, una inflación general de 6.6% en 2017 y 3.85% en 2018, un tipo de cambio al cierre de 18.95 y 18.66, en 2017 y 2018 respectivamente, así como dos decrementos de la tasa de interés el próximo año de acuerdo con HR Ratings.

La junta de gobierno del Banco de México decidió incrementar la tasa de referencia en 25 puntos base (pb), situándose en 7.25%.

Esto debido a la simultaneidad y magnitud de los choques que  han venido afectando a la inflación, como lo son los incrementos en los precios de los energéticos, destacando el gas LP., el alza de ciertas frutas y verduras, el incremento en los precios de las mercancías no alimentarias, y a un repunte en los precios de los servicios.

En el comunicado de prensa de Banxico se percibe un tono más hawkish respecto a decisiones anteriores, abriendo la posibilidad de que las próximas decisiones consideren la velocidad de convergencia y el traslado de una posible depreciación de manera más rigurosa.

También se percibe un panorama menos optimista para la inflación en 2018, con una convergencia más lenta hacia el objetivo.

“De acuerdo a nuestro reporte de hace unos días esperamos que la inflación se situé por encima del 4% al cierre de 2018” previó la calificadora.

En cuanto a crecimiento, la combinación de un débil reporte para la actividad industrial, una política monetaria mexicana más restrictiva y el entorno económico de los E.E.U.U, implica un crecimiento tanto para 2017 y 2018 de apenas el 2%.

Publicidad