La Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) y los Industriales de Bolsas Plásticas de México (INBOPLAST), estiman una pérdida de 3,200 empleos al cierre del 2020, cifra que se incrementará si la prohibición de productos plásticos como cubiertos, popotes, envases para transportar alimentos, entre otros, entra en vigor a partir del 2021.

Por lo anterior han solicitado una prórroga al Congreso de la CDMX sobre la medida y expusieron que esos artículos contribuyen a la contención de contagios, el alto costo que implicará a los consumidores, las pérdidas de empleo que se generarán, así como las afectaciones que ha sufrido la industria a causa de la pandemia por COVID-19

Te puede interesar: Transporte aéreo de vacunas contra COVID será retador: IATA 

A través de un comunicado Aldimir Torres Arenas, presidente de la ANIPAC, resaltó la funcionalidad que diversos productos tienen ante la crisis sanitaria que se vive actualmente.

“Cubiertos, charolas y contenedores de alimentos fueron básicos para que sectores como el restaurantero o el comercio informal de alimentos se reactivaran. De acuerdo a estudios el 40% de los consumidores utiliza algún método de entrega de alimentos a domicilio.Los empaques valorizables brindan seguridad, higiene y practicidad, a diferencia de otros materiales se facilita su limpieza con sanitizantes y en la mayoría de los casos se pueden reutilizar y posteriormente reciclar”, enfatizó Torres Arenas.

Por su parte, Álvaro Hernández de la Cerda, presidente de INBOPLAST, hizo un llamado a las autoridades para que tomen en cuenta las afectaciones derivadas de la crisis por COVID-19, que padece la industria y que inciden en su transición hacia productos compostables, meta que se tenía trazada para el próximo año.

“Es la mayor crisis económica que hemos tenido en los últimos 100 años. Desde marzo empresas nacionales e internacionales han cerrado o restringido sus operaciones a causa de la pandemia, lo que ha provocado que no cuenten con la capacidad técnica, financiera y de investigación para lograr la transición hacia productos compostables para el 2021. Asimismo, el costo de éstos o de los biodegradables se trasladaría directamente al consumidor”, señaló  Hernández de la Cerda.

Ambos dirigentes también resaltaron las afectaciones que tendrá el sector laboral, ya lastimado por la pandemia. 

“Tan sólo por el COVID, hay negocios que han dejado ir al menos el 30% de su plantilla laboral, por no tener demanda de sus productos. Existen casos que su reducción se dio de un 70% a un 50%. Al cierre del 2020 estimamos cerrar con una pérdida de 3,200 empleos, cifra que se incrementará si la prohibición entra en vigor”, detalló Torres Arenas.

Alejandra Ojeda: Ante prohibición de productos plásticos industria pide prórroga al Congreso de la CDMX 

A partir del 1 de enero del 2021 entrará en vigor la prohibición para comercializar, distribuir y entregar productos plásticos como cubiertos, popotes y envases para transportar alimentos, entre otros, ante ello la Asociación Nacional de Industrias del Plástico (ANIPAC) y los Industriales de Bolsas Plásticas de México (INBOPLAST), han solicitado una prórroga sobre esta medida al Congreso de la CDMX. 

En una carta enviada expusieron la necesidad de postergar la prohibición, dado que estos artículos contribuyen a la contención de contagios, el alto costo que implicará a los consumidores, las pérdidas de empleo que generará, así como las afectaciones que ha sufrido la industria, derivadas de la pandemia por COVID-19

Aldimir Torres Arenas, presidente de la ANIPAC, resaltó la funcionalidad que diversos productos tienen ante la crisis sanitaria que se vive actualmente.

“Cubiertos, charolas y contenedores de alimentos fueron básicos para que sectores como el restaurantero o el comercio informal de alimentos se reactivaran. De acuerdo a estudios el 40% de los consumidores utiliza algún método de entrega de alimentos a domicilio.Los empaques valorizables brindan seguridad, higiene y practicidad, a diferencia de otros materiales se facilita su limpieza con sanitizantes y en la mayoría de los casos se pueden reutilizar y posteriormente reciclar”, enfatizó Torres Arenas.

Álvaro Hernández de la Cerda, presidente de INBOPLAST, hizo un llamado a las autoridades para que tomen en cuenta las afectaciones derivadas de la crisis por COVID-19, que padece la industria y que inciden en su transición hacia productos compostables, meta que se tenía trazada para el próximo año.

“Es la mayor crisis económica que hemos tenido en los últimos 100 años. Desde marzo empresas nacionales e internacionales han cerrado o restringido sus operaciones a causa de la pandemia, lo que ha provocado que no cuenten con la capacidad técnica, financiera y de investigación para lograr la transición hacia productos compostables para el 2021. Asimismo, el costo éstos o biodegradables se trasladaría directamente al consumidor”, señaló Hernández de la Cerda.

Mediante un comunicado también se resaltó las afectaciones que tendrá el sector laboral, ya lastimado por la pandemia. 

“Tan sólo por el COVID, hay negocios que han dejado ir al menos el 30% de su plantilla laboral, por no tener demanda de sus productos. Existen casos que su reducción se dio de un 70% a un 50%. Al cierre del 2020 estimamos cerrar con una pérdida de 3,200 empleos, cifra que se incrementará si la prohibición entra en vigor”, dijo Torres Arenas. 

Publicidad