El camino de la recuperación del mercado laboral en México será lento y los analistas estiman que podría ser hasta 2024 cuanto se alcancen los niveles previos a la pandemia.

El impacto de la crisis sanitaria sobre el empleo formal ha sido catastrófica, y de marzo a julio se perdieron un millón 118 mil plazas, de acuerdo con las cifras del IMSS.

Te puede interesar: Población en pobreza laboral baja a 48% en junio

Con esta cifra ya se superó la crisis de 1994, cuando se perdieron un millón 78 mil 124 puestos de trabajo. Fue hasta abril de 1997, es decir 28 meses después, para poder regresar al nivel antes de la crisis.

En la crisis de 2008-2009 se perdieron 696 mil trabajos en ocho meses y la recuperación de los puestos que se perdieron se completó hasta agosto del 2010, en 15 meses.

La última encuesta de Banxico apunta a que en 2021 se generarán 350 mil empleos, lo que implicaría recuperar apenas el 29 por ciento del millón 184 que se estima perder.

“En el mejor de los escenarios, creemos que a México le va a costar cerca de 2 o 3 años recuperar los empleos formales o del IMSS antes de la crisis sanitaria, ya que hay una combinación donde las personas van del trabajo formal al informal”, afirmó Gabriela Siller, directora de análisis económico de Banco Base.

Consideró que la crisis actual ha generado un desempleo estructural, es decir, una falta de sincronización entre la demanda y oferta de trabajo, que estima, tardará cerca de 6 años para recuperarse.

“En la parte de empleos estamos viendo un periodo muy prolongado para recuperar los niveles de actividad económica, creemos que los niveles que consideramos antes de pandemia, estarían viendo una posibilidad de recuperarse hacia el 2023 o 2024”, afirmó Carlos Hernández, analista sénior en Masari Casa de Bolsa.

David Cervantes, economista sénior de BBVA en México, indicó que la afectación del mercado de trabajo en el mediano y largo plazo puede ser mucho mayor, y la recuperación podría extenderse hasta inicios de 2024 o más, en la medida que se profundice la caída. Señaló que, “dado que la reactivación de la demanda es lenta, a pesar de la apertura, y la falta de estímulos fiscales suficientes o enfocados para reactivar la economía nos hacen prever que la afectación será prolongada”.

Publicidad