El mal tratamiento para la contención de la pandemia de coronavirus y el desempleo impactará en las condiciones de crédito de la banca en México, de acuerdo con especialistas en el sistema financiero.

Mario Di Constanzo, expresidente de la Condusef, indicó en entrevista que el sector bancario podría tardar más de dos años en recuperarse de los estragos causados por la pandemia, dado que el programa de diferimientos de los bancos está por culminar y los clientes deberán atender sus obligaciones crediticias.

“Las familias van a acabar más endeudadas que antes del programa (de diferimientos) y muchas de ellas con ingresos menores a los que tenían antes de la pandemia, ya sea porque perdieron el empleo o porque están teniendo menores ingresos”, dijo e indicó que, en septiembre, unos 9.8 millones de créditos de consumo y empresariales caerían en morosidad.

Te puede interesar: Condonados 413 mil mdp en impuestos en dos últimos sexenios: SAT

Ángel García, director de instituciones financieras de HR Ratings señaló que sí se daría un repunte en la morosidad, pero hay que tener en cuenta que a partir de septiembre y octubre se terminan los plazos de diferimiento y es cuando se tomarán en cuenta los atrasos en los pagos.

“A partir de este mes es cuando podríamos decir que se empiezan a contar los días de atraso para que vuelvan a entrar en cartera vencida”, aseveró.

Ceres Lisboa, senior vicepresident de Moody’s indicó que, en general en Latinoamérica la deficiente contención del coronavirus será factor clave para que la morosidad se incremente hacia el cierre de este año, lo que afectaría las condiciones crediticias de los bancos.

Publicidad