Mientras la contingencia sanitaria por el Covid-19 provocó una contracción en la demanda nacional de gasolinas, así como en la producción y las importaciones de Petróleos Mexicanos (Pemex) en este mercado, los importadores privados aumentaron sus compras en 53.7% anual y prácticamente duplicaron la participación de estas importaciones en la demanda nacional, llegando a 15.9% de ésta en los primeros nueve meses del año, en que sus importaciones promediaron 107,000 barriles por día.

En lo que respecta al mercado de  diésel, también se observó una reducción en la demanda nacional, en la producción de Pemex y sus importaciones, mientras el volumen de importación de privados fue de 83,000 barriles diarios con lo que aumentó en 1.3%, en menor medida que las gasolinas, y de un año a otro pasó de una participación de 21% a 27% en la demanda nacional de este combustible.

Te puede interesar: COVID-19 multiplica 5 veces inversión canadiense en exploración minera en México

Según el Sistema Nacional de Información Energética de la Secretaría de Energía, en los primeros nueve meses del año la demanda de gasolinas que se obtiene de añadir la producción de Pemex a las importaciones totales que se reportan, fue de 680,000 barriles diarios, con una contracción de 15.5% en comparación con el año anterior, ubicándose en el nivel más bajo que se ha registrado en el país en los últimos 20 años.

Entre enero y septiembre las importaciones totales de gasolinas al país promediaron un volumen de 486,000 barriles por día, con una reducción de 18.7% en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Esta contracción fue impulsada porque las compras externas realizadas por Pemex –tal como lo ha informado el gobierno federal– lograron reducirse, con lo que llegaron a 379,000 barriles por día, volumen 28.2% inferior al del mismo lapso del 2019.

Sin embargo, la estatal petrolera no compensó las menores compras con un incremento en la producción de sus gasolinas, porque de hecho ésta lleva una reducción de 6.3% anual en los primeros nueve meses del año en que se ha ubicado en 194,000 barriles diarios.

Con ello, quienes han logrado aumentar sus actividades a pesar de la menor demanda son los importadores privados que legalmente pueden traer gasolinas del extranjero desde el 2016. Entre un año y otro, el volumen de importación de gasolinas por parte de otros importadores, según la Secretaría de Energía, pasó de 70,000 a 170,000 barriles por día en el promedio de los primeros nueve meses del año.

Así, la participación de las importaciones privadas en las importaciones totales de gasolinas en el país prácticamente se duplicó en un año, pasando de 11.7% en el promedio de enero a septiembre de 2019 a 22.7% en el mismo lapso de este año. Y finalmente, la participación de las importaciones privadas en la demanda promedió 15.9% de la demanda nacional entre enero y septiembre, en comparación con el 8.7% que representaba el año pasado.

En el caso del diésel, en el promedio de enero a septiembre se observó una reducción de 21.45 en la demanda nacional, que se ubicó en 314,000 barriles diarios. La producción de Pemex se ubicó en 118,000 barriles por día, con una reducción de 12.3% y las importaciones totales en el periodo fueron de 196,000 barriles diarios, con una caída de 26 por ciento.

Las importaciones de diésel de Pemex promediaron 113,000 barriles por día, con una reducción de 38.2% anual, pero las de privados aumentaron 1.3% en el promedio de los primeros nueve meses del año para situarse en 83,000 barriles diarios.

Con lo anterior, la participación de las importaciones de privados en las compras totales de gasolinas al exterior de diésel pasó de 31% a 44% entre 2019 y este año, mientras que la participación de las importaciones totales tanto de Pemex como de privados se contrajo de 66% a 62 por ciento.

Pero, según datos de la Secretaría de Energía, la importación de diésel por parte de privados promedió ya 27% de la demanda total de este combustible en el país, aumentando de 21% que representaba el año anterior, mientras que en 2018 era de sólo 13% y en 2017 de únicamente 3 por ciento.

Publicidad