El incremento en las tasas de interés de referencia por parte del Banco de México (Banxico) generará que los productos financieros como las tarjetas de crédito sean más caros el próximo año, en alrededor de dos puntos porcentuales.

Así lo advirtió el presidente de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef), Mario Di Costanzo, al agregar que “lo importante es que los consumidores conozcan y estén concientes de que el próximo año el dinero va a ser más caro, el precio del dinero es la tasa de interés”.

Cabe resaltar que al día de hoy la tasa de interés de referencia del Banxico se ubica en niveles de 8.0 por ciento; en el presente año, el instituto central ya aplicó tres aumentos en la tasas de interés de referencia y se anticipa que haya un alza adicional en 25 puntos base (el mayor nivel desde la crisis de 2008), mientras que el año pasado fueron cinco incrementos.

En conferencia de prensa, donde destacó los logros de la Condusef durante la actual administración, el funcionario federal sostuvo que el costo por usar dinero durante el año entrante será más elevado, lo que significará que la deuda que adquieran los mexicanos les costará más.

“Tenemos que ser más cuidadosos con el manejo de nuestro endeudamiento, la mejor manera de enfrentar un incremento en la tasa de interés es no estar endeudado”, comentó Di Costanzo.

Indicó que si regularmente la recomendación de Condusef es no tener deudas de más de 30 por ciento del ingreso, ante este entorno en que se esperan mayores presiones o tasas de interés más altas, sugiere no superar el 20 o 25 por ciento del ingreso disponible.

“La mejor forma de estar prevenido es no tener los niveles de endeudamiento que tal vez tengo en la actualidad, sino que los tengo que bajar”, dijo.

El presidente de la Condusef agregó, por otro lado, que hay tres grandes pendientes en esta materia: Estar a la vanguardia para que la tecnología no deje desprotegida al usuario; reforzar y generar una mayor sinergia para temas de educación financiera, y atender de manera urgente el tema de los seguros hipotecarios.

En materia de comisiones bancarias, “no comulgo mucho con algunas declaraciones que ha hecho la banca respecto del tema de comisiones, que únicamente con educación financiera van a bajar. Las comisiones están ahí, son altas y hay otros mecanismos para que disminuyan”, manifestó.

Consideró que este debe ser un tema “plenamente analizado” y resuelto en el ámbito legislativo, así como la necesidad de crear un comité en el que estén representados los diferentes grupos de bancos.

Subrayó que una de las cosas que quedó en evidencia, es que el trato no puede ser igual para cada banco, por lo que las comisiones se tendrían que analizar caso por caso y “no deben analizarse con prisa”.

Di Costanzo expresó que hubo una sobrerreacción de los mercados en cuanto a la iniciativa que pudo haberse planteado de forma distinta; “es muy restrictivo iniciar prohibiendo una serie de comisiones, que fue lo que puso muy nerviosos a los mercados, pero también es cierto que esta iniciativa estaba sujeta a todo un proceso legislativo que podía modificarse”.

Reiteró que hay margen para reducir las comisiones y se debe hacer un análisis caso por caso, comisión por comisión y por segmento bancario.

Publicidad