Mientras algunos especialistas ven riesgos en el crecimiento de la informalidad y un impacto económico, otros afirman que la prohibición de la subcontratación en la Ley Federal del Trabajo era la única salida para terminar por completo con la simulación laboral, la violación a los derechos laborales y la evasión al fisco.

Alfonso Bouzas, coordinador del Observatorio Laboral para la Reforma Laboral, dijo que la iniciativa sobre la subcontratación presentada por el presidente “es buena y acorde a los consensos que se han generado en el Observatorio, prohíbe el suministro de personal que genera simulación, autoriza servicios y obras especializadas que no tengan relación con el objeto o la actividad principal de la beneficiaria y pone orden en las agencias de colocación para que apoyen a las empresas en selección, capacitación pero no como patrones”.

Te puede interesar: Suben 2.8% ventas de la ANTAD en octubre; rompen racha negativa 

En tanto, Oscar de la Vega, socio de la firma D&M abogados, dijo que “de manera general la iniciativa de ley es positiva, es buena en el sentido de que elimina las prácticas indebidas de subcontratación laboral y obviamente porque el efecto de estas prácticas es una precarización del empleo”.

No obstante, dijo que “lo que sí es un tema relevante de todo este efecto es el impacto económico que va a tener las empresas, (…) esto va a generar que los trabajadores reciban un 10% de las utilidades de la empresa, lo que suena bien, pero le pegaría durísimo a la competitividad del país, pues el costo para las empresas se elevará hasta 47 por ciento”.

Sostuvo que, para evitar un impacto negativo, es importante que se revise el tema de fondo que es el porcentaje de 10% del pago de utilidades, “ese para mí es el tema de fondo, lo demás yo creo que es correcto esto de despachos de contadores y de abogados se dedican a subcontratar personal, la verdad eran simulaciones y yo creo que es correcto que se concluya esa práctica”.

Publicidad