No es un enfoque nuevo. El concepto surgió en el año 2001, con el desarrollo del Manifiesto Ágil, un documento que supuso un cambio radical en el desarrollo de software. Sin embargo, la firma privada de servicios de auditoría Deloitte asegura que su origen se remonta realmente a los años 70 y 80, cuando varios líderes de pensamiento de software comenzaron a reunirse para hablar sobre las formas de desarrollar programas más sencillos y efectivos, sin los procesos del modelo tradicional de la época.

En los últimos años, los métodos ágiles han cobrado mayor importancia en las áreas de Recursos Humanos, ya que permiten a las empresas ser mucho más flexibles, simples, adaptables, productivas y, sobre todo, integrar a equipos multidisciplinarios compuestos por varios perfiles, con habilidades diferentes y generaciones distintas.

“Los equipos tradicionales operan como dicta la rutina, mantienen sus servicios de entrega y ejecución de procesos, mientras que los equipos ágiles innovan en productos, mejoran servicios y rediseñan procesos. No significa que sean más rápidos, sino más estratégicos”, detalla Renata Maldonado, especialista en change management y directora de recursos humanos de la multinacional Natura.

Anuncios

En mayo de este año, la firma de cosméticos en México decidió modificar la forma en la que venía trabajando. “Identificamos que necesitábamos un crecimiento del negocio un poco más acelerado. El Agile Mindset calza perfecto con nuestra necesidad y con el futuro de la industria de Recursos Humanos.”, cuenta Maldonado. Hasta ahora, la especialista asegura que se han modificado el estilo de liderazgo en la empresa y la autogestión de los colaboradores.

Publicidad