Los complejos de General Motors (GM) en México que habían suspendido operaciones provisionalmente por el paro laboral en Estados Unidos reanudarán operaciones a partir del sábado 26 de octubre, informó este viernes la compañía en un comunicado.

La planta de motores del complejo Ramos Arizpe, en el estado de Coahuila, reiniciará operaciones el sábado, mientras que la fabricación de transmisiones se reanuda el 28 al igual que la producción del modelo Chevrolet Blazer en la planta de ensamble.

En Silao, Guanajuato, regresarán a laborar el 28 de octubre; el paro técnico en este complejo afectó a unos 6 mil empleados, quienes dejaron de recibir su sueldo íntegro desde principios de mes.

“Durante la última semana de octubre todos los complejos de manufactura de General Motors en México estarán operando de manera normal y la totalidad de los empleados retomarán los turnos de trabajo”, informó la firma.

El paro técnico de GM en México, primero en la ciudad de Silao y una semana después en Ramos Arizpe, se debió a la falta de suministros provenientes de plantas en Estados Unidos que se encontraban en paro laboral, el cual terminó este viernes luego de que se firmara un contrato laboral por cuatro años en los sitios representados por el sindicato United Auto Workers (UAW).

Y aunque durante el paro en México algunos empleados recibieron solo un porcentaje de su sueldo y otros tomaron días a cuenta de vacaciones, General Motors aseguró a través de su área de Comunicación y Relaciones Públicas que no hubo despidos.

Durante el paro técnico, personal de la empresa aprovechó para dar mantenimiento preventivo a las instalaciones y equipos.

Solamente los complejos de San Luis Potosí y Toluca permanecieron operando sin interrupciones.

El acuerdo conseguido en Estados Unidos incluye aumentos salariales del 3 por ciento o pagos únicos del 4 por ciento en cada uno de los cuatro años del contrato, bonos y mejoras de reparto de utilidades, entro otros beneficios.

Publicidad